Cruje el Gobierno de facto de Bolivia: salieron tres ministros, entre duras acusaciones hacia Añez sobre actos inconstitucionales

A 20 días de las elecciones generales, el Gobierno de facto de Bolivia de Jeanine Áñez está sumido en una profunda crisis. La autoproclamada presidenta interina despidió al titular de Economía y mano derecha, Oscar Ortiz, quien abandonó su cargo entre acusaciones graves de ilegalidades en los procesos de privatizaciones que se están llevando adelante en el país. A las pocas horas renunciaron el Ministro de Trabajo y de Desarrollo Productivo, Oscar Mercado y Abel Martínez, sin dar más detalles.

Ortiz sostuvo que el Gobierno de facto quiso actuar al margen de la Constitución y develó que las diferencias con otros altos funcionarios surgieron cuando él se negó a firmar decretos que iban en contra de la ley, en el caso de la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica de Cochabamba (Elfec).

“No estoy dispuesto a firmar ningún decreto que vaya contra el ordenamiento jurídico o que no tenga el suficiente respaldo legal”, aseguró. El funcionario recalcó que su alejamiento se debe a que no está dispuesto a firmar la “devolución” de las acciones de Elfec, la empresa de telecomunicaciones nacionalizada en 2010.

“No creo que el Gobierno, en sus últimas semanas, deba realizar nuevos contratos o adjudicaciones importantes, que debieran dejarse para la próxima gestión. Hay suficientes deudas como para asumir nuevas obligaciones”, explicó al erigirse contra la nueva privatización.

El ex ministro, quien también fue el jefe parlamentario de Áñez, señaló que tenía “diferencias profundas” con Murillo, la cara visible de la represión de las protestas y la persecución del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales. “Se pretendió presionar al gabinete para firmar sin que haya todo un proceso previo de auditoría, de vigencia debida, de revisión jurídica”, reveló al apuntar contra el protegido de Añez. La semana pasada, la presidenta interina destituyó también al procurador general del Estado, José María Cabrera por objetar el plan de privatización de Elfec impulsado por Murillo.

Las otras dos renuncias

En ese marco, primero renunció Mercado, el delegado presidencial para la lucha contra la pandemia de la Covid-19 en el departamento de Cochabamba, donde opera la distribuidora Elfec que motivó la disputa interna en el Gobierno.

Pese a no haber dado razones sobre su dimisión, la prensa local apuntó a que las dos renuncias también estarían relacionadas con el caso Elfec.

Martínez, el otro ministro, había accedido a la cartera de Desarrollo Productivo en sustitución de Ortiz en julio pasado, y su renuncia al igual que la de Mercado se concretaron poco después de la destitución del ministro de Economía.

Ante las renuncias en el Gabinete, Áñez anunció hoy a los nuevos titulares de tres ministerios. Nombró a Branko Marinkovic, actual ministro de Planificación del Desarrollo y otro referente del ala dura del Gobierno de facto, como nuevo ministro de Economía y Finanzas Públicas. Marinkovic pasó 10 años en el exilio tras ser señalado como uno de los líderes del intento fallido separatista de 2009 contra el Gobierno de Evo Morales.

Áñez también nombró a Gonzalo Quiroga como titular de la cartera de Planificación del Desarrollo, y a Álvaro Tejerina como ministro de Trabajo.

En contexto

Las bajas en el gabinete ocurrieron apenas diez días después de que Áñez renunciara a su candidatura presidencial en aparente admisión del fracaso de su apuesta electoral, cuando se perfilaba a salir en cuarto lugar y con menos del 10% de los votos, según pronosticaron varias encuestas.

Al salir de la carrera electoral, la presidenta de facto pidió la unidad de las fuerzas conservadoras contrarias al MAS, llamado que aparentemente no tuvo efecto, mientras el candidato masista Luis Arce se mantiene en primer lugar en la intención de voto, según los últimos sondeos.

 

  • Redacción por Latinoamérica Piensa. (https://latinoamericapiensa.com/)