¿Por qué Córdoba arde?

(De Pablo Sigismondi)
La extensa columna de humo y cenizas avanza hacia el Sur (desde el incendio en Charbonier, en rojo) cubriendo el lago del Embalse de Río Tercero, a más de 100 kilómetros de su inicio. Miles de hectáreas ya calcinadas aparecen al Este (en morado) del fuego. Mientras, marchamos a convertirnos en una provincia de REFUGIADOS CLIMÁTICOS.
La tragedia está servida en bandeja por un gobierno negacionista que nos ha arrastrado hacia el apocalipsis medioambiental. Y esto recién comienza. Arderán nuestros bosques y nuestras sierras con incendios cada vez más prolongados, grandes y de mayor duración porque quieren ignorar que, a medida que el calentamiento global extiende el período seco, las condiciones cálidas alimentan más incendios. Desde hace más de dos décadas, la satrapía cordobesista (neoliberal-represora), se burla de la sustentabilidad ecológica en función de poderosos intereses económicos. Mientras nuestras sierras se queman de manera sostenida, la satrapía deforesta y reprime; cierra caminos de uso público en La Calera o avanza sobre el bosque nativo zona roja en la cantera El Gran Ombú; o nos llena de concreto las sierras con emprendimientos inmobiliarios para la casta. Las evidencias geográficas desmienten por doquier la propaganda oficial. La satrapía cordobesista nos está transformando en refugiados climáticos por incendios, inundaciones, contaminación, plagicidas tóxicos, minería… *¿No vemos o no queremos ver la desolación del daño medioambiental producido?* Pues, ahora, ¡a olerlo! Sin olvidar que en sus cenizas respiramos nuestras propias vidas y nuestro patrimonio natural y cultural de refugiados socioambientales.