VIERNES ANTIPATRIARCAL

*Por Liebre Patagónica 

Finalizamos otra semana de aislamiento social preventivo obligatorio dada la situación mundial del COVID-19 y a su vez, recordamos que a la fecha se han suscitados 28 femicidos, y las líneas de atención a personas en situaciones de violencia por motivos de género no parecen suficientes, los recursos del Estado no dan a basto y volvemos a re-preguntarnos ¿cuáles son las estrategias que podemos implementar ante tanta violencia machista?. 

Las movilizaciones en las calles siempre fueron con objetivos claros y puntuales, visibilizar las opresiones y reclamar al Estado (ya que nos encontramos en un orden democrático) que disponga de recursos tanto económicos, como materiales y de capacitación para poder abordar las situaciones de la violencia desde una perspectiva de género. Acá me detengo para hacer una breve aclaración: pedir perspectiva de género durante tanto tiempo y que el resultado sea la sanción de la ley Micaela, fue, sin dudas, un gran avance para el movimiento feminista y la militancia feminista popular. Sin embargo no nos quedamos en eso, ya que, como dije en la anterior nota la violencia machista es constitutiva del orden patriarcal. Nuestros reclamos entonces, no solamente serán cesados por la sanción de una ley. Sino, más bien, es el puntapié inicial de una serie de cambios que debemos llevar adelante. 

En este contexto, las demandas actuales son para que el Estado actúe ante el sin fin de violencia contra las mujeres e identidades disidentes. Una de las realidad ante el contexto en el que nos encontramos, es que el 60% de los femicidios ocurridos esta cuarentena fueron ejecutados por parejas o ex parejas de las mujeres (datos de La casa del encuentro ONG) y también fuera de nuestras viviendas, a través del abuso policial y del hostigamiento de las fuerzas de seguridad; estos reclamos intentan ser respondidos en los distintos niveles: nacional, provincial y local.

Cabe destacar que desde una perspectiva NO VICTIMISTA NI INDIVIDUALISTA del abordaje las situaciones de violencia de género, es importante entender que una persona que está en una situación violenta, está siendo una persona con los derechos vulnerados por eso es también una problemática de DERECHOS HUMANOS, y la violencia machista nos aleja del cumplimiento y la garantía del ejercicio pleno de estos derechos.

Es por esto, importante, volver a re-pensar la comunicación y la discursividad que estamos llevando adelante, ya que, nos encontramos insistentemente en un lugar de reproducción de un discurso que en un primer momento parece “progre y bien intencionado” pero oculta detrás, las formas más individualistas y hasta neoliberales de abordar la discusión. ¿qué quiero decir con esto?, que si bien el discurso progre nos “queda bien”, estamos olvidando lo que esconden este tipo de ítems en el sistema. 

A nivel nacional los llamados a la línea 144 aumentaron un 40% y desde El Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad nacional, se lleva adelante un programa interministerial e interagencial focalizado en femicidios, refuerzos a los canales de comunicación, excepciones de circulación para víctimas y para traslado de niñxs y acompañamiento y gestión de recursos para albergar en los hogares a quienes lo necesiten, así como la máxima difusión de la línea 144 y a su vez la aplicación del “Barbijo rojo” en farmacias. 

Por otro lado, los datos de Córdoba son desesperantes, según informan desde el Ministerio de la Mujer de la provincia, el 29,1% de las llamadas que llegan dan cuenta de situaciones de violencia sufridas en el hogar donde transitan la cuarentena. El 76,7 por ciento de las denuncias es por situaciones de violencia de género, abuso sexual, maltrato infantil y violencia familiar. El 12,6 por ciento se da por situaciones de violencia de terceros, sean vecinos o conocidos. Por último, el 10,7 por ciento de los llamados se relacionan con violaciones a las medidas de restricción. El Ministerio de la Mujer implementó el Plan de Emergencia Humanitaria en Género y Violencia contra las Mujeres. Este Plan cuenta con 25 medidas extraordinarias divididas en los ejes asistencia, protección, comunidad y justicia, que han sido articuladas con el Ministerio Público Fiscal, Ministerio de Seguridad y Tribunal Superior de Justicia. El objetivo central sigue siendo garantizar la atención integral de las mujeres en situación de violencia, ahora reforzando los mecanismos telefónicos y virtuales.

A nivel local, los Centros de Acceso a la Justicia atenderán por estos medios cuestiones urgentes relativas a Violencia intrafamiliar, de género, institucional y hospitalaria.

La Universidad Nacional de Villa María (UNVM), a través del Programa de Género y Sexualidades dependiente de la Secretaría de Bienestar, convoca a construir una red comunicativa con el objetivo de reforzar recursos y herramientas para combatir la violencia de género en el marco del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio

Desde los feminismos populares, según entiendo, hablar de la violencia de género no es solo evidenciar los tipos de violencias que aparecen en las normas jurídicas (violencia física, psicológica, simbólica,económica etc) sino también, dar cuenta de que estas violencias son posibles en un orden patriarcal y capitalista, que una y otra vez nos reduce a ser “merecedores” o no de ciertos derechos, como así también de privilegios. A partir de los feminismos populares, podemos manifestar la vulnerabilidad extrema de estos sectores que, en palabras de Butler podemos considerarlos “precarixs” y,  esta condición de precarixs se explica cómo: “La precariedad también caracteriza una condición política inducida de vulnerabilidad maximizada, es una exposición que sufren las poblaciones que están arbitrariamente sujetas a la violencia de Estado, así como a otras formas de agresión no provocadas por los estados pero contra las cuales estos no ofrecen una protección adecuada”.  Por ello, sostengo que no solamente podemos descansar en el alcance de las políticas públicas, sino también, acompañar esas políticas públicas, como ciudadanxs, generando sensibilidad social en nuestros ámbitos cercanos, ya que, no es la aplicación de cárcel y prácticas punitivistas quien salvara a las mujeres e identidades disidentes de la violencia, sino más bien  a partir de la transformación de la sociedad. 

Por último, cabe recordar que NO ESTAMOS SOLAS. Existen un sin fin de redes feministas que pueden acompañarte en los diferentes procesos que estés viviendo. 

Si estás en una situación de violencia podés comunicarte al 144, como así también al 0800 888 9898 por vía telefónica y 3518141400 vía Whatsapp en la pcia de Córdoba. POLO INTEGRAL DE LA MUJER EN SITUACIÓN DE VIOLENCIA en Villa Maria  3534619398-Celular 24hs de Guardia: (03534294215).

Dejá un comentario