La edición especial en papel de La Ventolera sale a las calles

El pasado 29 de febrero en Matria Casa Cultural se presentó la edición especial de La Ventolera, una revista impresa que se realizó de manera colectiva y colaborativa, donde confluyen miradas, relatos, sentires, perspectivas y creaciones artísticas.

El 29 nos encontramos todxs en Matria

La presentación de este ejemplar contó con múltiples y diversas actividades, intervenciones musicales que fueron compartidas por: Lourdes Oliva y Emi Agüero; Joaquín Pruvost; Lihuen Peirone; Ángela Parodi; El Tuq; Shampu Canciones; Eze Agüero; Afroiná (formato acústico); Murga La Cuerda Que Falta. También, compañerxs compartirán sus escritos: Manuk Lunar; Paloma Silva; Cami Urenda; La Gorda Poeta. También, estará presente la Chola Ninja de la mano de El Fauto; Dj BlackRubi musicalizará la tarde y Noelia Benedetto se sumó a este encuentro compartiéndonos una charla sobre autoestimulación y deseo.  Además, se proyectaron audiovisuales de Ecos Audiovisual, Vendaval y Tándem Audiovisual.

Sobre los temas de la Edición Especial Ventolera

Son diversas las temáticas a las que se puede acceder a través de esta edición especial: Se da a  conocer la perspectiva de La Poderosa VM, un grito que construye organización popular en la ciudad; el Jardín De Los Sueños y su apuesta desde la pedagogía Waldorf también están presentes; familiares de genocidas que militan por Memoria, Verdad y Justicia se hacen escuchar a través de la organización “Historias Desobedientes”; el relato de Sofía Gatica, integrante de “Madres de Ituzaingó” y de la lucha contra Monsanto recorren las páginas de esta revista; así como también la voz de Miryam Gorban, referente en la temática de soberanía alimentaria, a través de una nota compartida por Marco Celis.

Asimismo, se comentan algunas acciones desarrolladas en El Algarrobal de la mano de la Asamblea Socioambiental “El Monte Nativo Vuelve” y sobre el reclamo colectivo por Santiago Maldonado desde las palabras de Marcos Ongini; lxs amigxs del rock cuentan su historia siendo entrevistadxs por Rodrigo Duarte y, La Cuerda Que Falta, canta y cuenta sus verdades en esta edición. El trabajo cooperativo y audiovisual de Tándem también se encuentra en la revista.

La lucha feminista se hace sentir, la importancia de visibilizar el sangrado menstrual se aborda a través de una entrevista con Euge Fernández; Noe Benedetto cuenta acerca de la autoestimulación. En esta misma línea, Marce Pozzi comparte una nota sobre los protolos de violencia de género en las universidades. También está presente el reclamo por la impunidad estatal ante la situación de emergencia en violencia de género.  Liebre Patagónica comparte una reflexión acerca del amor libre.

Se comunican los sentipensares de las resistencias ecofeministas y el grito de resistencia por derechos laborales para lxs trabajadorxs sexuales. La construcción de pedagogías feministas desde haceres socorristas es contada a través de las voces de la Tribu Rosa de la ciudad; y de la mano de la Asamblea de Musicxs de Villa María se escucha el reclamo por más pibas y disidencias en los escenarios.

Por otra parte, las páginas ventoleras están atravesadas por las “letras andantes” de Manuk Lunar, La Gorda Poeta, Poeta Villero, el hinasi0h y Nati Carrizo. Además, El Fauto transmite un mensaje de La Chola Ninja. También se pueden encontrar las creaciones de La Barón de la Cerveza y César Agite.

Un trabajo colectivo

El equipo ventolero es inmenso, está conformado por Victoria Batiston y Ailin Peirone, compañeras que vienen llevando adelante el medio de comunicación; el diseño, arte e ideas de la revista estuvo a cargo de María O`Dwyer, Florencia Cigliutti y Florencia Robledo.

En colaboraciones del ejemplar y en la web, también participaron diferentes personas: Agustín Reano, Marco Celis, Marcos Ongini, Rodrigo Duarte, La Cuerda Que Falta, Noe Benedetto, Marce Pozzi, Liebre Patagónica, Manuk Lunal, La Gorda Poeta, Poeta Villero, el hinasi0h, Nati Carrizo, El Fauto, La Barón de la Cerveza, César Agite, Cande Roulier; Gastón Gallardo Seguí y Damián Borgian y Victoria Hinojosa.

Este proyecto es parte de la universidad pública

Es preciso mencionar que se logró materializar esta revista gracias al Instituto de Extensión UNVM, que mediante su Convocatoria a Proyectos 2019 nos brindó, nuevamente, financiamiento para imprimirla. Se valora mucho esta oportunidad, ya que desde el equipo de trabajo se entiende que esto implica la materialización de la apuesta a la pluralidad y diversidad de voces. La directora y codirectora, amigas y acompañantes fueron Mariana Corradini y Marce Pozzi.

Lxs integrantes de este proyecto agradecen al Instituto de Bienestar UNVM por su aporte para poder completar la impresión.

Recordamos que los primeros pasos de La Vento se fueron construyendo tras la impresión de dos ejemplares en 2017, contando con financiamiento que en aquel momento otorgó el Instituto referido anteriormente. Lxs integrantes del proyecto destacan el hecho de que, aún en tiempos de neoliberalismo y oscuridad, fue la educación pública la que aportó a la concreción de este tipo de proyectos, anclados en la perspectiva de derechos humanos y apostando a la construcción interdisciplinaria entre compañerxs.

La Ventolera

La Ventolera nació como un proyecto de estudiantes de la Licenciatura en Comunicación Social de la UNVM. Se presentó el 24 de marzo de 2017, porque siempre fue una apuesta de este proyecto la idea de sentipensar a la memoria como bandera, como herramienta para la transformación social; reconociéndola como transversal a todos los procesos históricos, a las luchas actuales y a las que vendrán.

Desde los comienzos nos aventuramos a trabajar con fuentes de información no “tradicionales” u “oficiales”, sino a reconocernos a nosotrxs mismxs, a la comunidad y sus prácticas cotidianas, como hacedorxs y protagonistas de nuestros relatos.

Una de las apuestas en cuanto a la manera de comunicar, es la utilización del lenguaje inclusivo, asumiendo que todas las identidades tienen derecho a ser incluidas en los relatos. Esto implica visibilización, deconstrucción de las formas binarias de la lengua y de la histórica imposición del “masculino”, impuestas por el capitalismo patriarcal que nos atraviesa en todos los ámbitos, que excluye y estigmatiza.

En el camino ventolero resultó interesante poder compartir en diversos espacios; participamos de jornadas académicas, de investigación y extensión, charlas y encuentros, espacios pensados desde la autogestión. El proyecto articula con organizaciones y también grupos militantes de diversas luchas, fortaleciendo redes interdisciplinarias de trabajo. Formando parte del Colectivo La Jarilla realizamos actividades junto al Movimiento Campesino de Córdoba; asimismo, se han llevado adelante acciones compartiendo con espacios asamblearios diversos (de mujeres y disidencias, en reclamo por la educación pública, en defensa del monte nativo).

Como medio de comunicación nos sumamos orgullosamente a la Red Nacional de Medios Alternativos, fomentando lazos entre proyectos comunicacionales autogestivos, cooperativos, populares, comunitarios, alternativos, uniendo fuerzas e ideas para construir e instalar otra comunicación y garantizar el acceso a la pluralidad de voces.

Por otro lado, resulta importante mencionar que, en medio de la crisis sociocultural que atravesamos, se vuelve difícil sostener este trabajo, que no es rentado y tampoco presenta fines de lucro. Construimos y sostenemos este proyecto por amor y militancia, por entender que es fundamental garantizar el derecho de las personas a recibir información variada y crítica, pero también a poder contar con un medio mediante el cual la comunidad se puede expresar. Tal como lo comentamos siempre, las puertas de La Ventolera están abiertas a todxs lxs que deseen o necesiten alzar su voz. Desde el primer día repetimos que La Ventolera no tiene dueñxs, La Ventolera es de todxs.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *