“Cambiemos” y un aparato represivo estatal que asesinó a una persona cada 19 hs

Celebramos el hecho de que Mauricio Macri y el “mejor equipo de los últimos 50 años” por fin hayan dejado de gobernar nuestro país, pero no podemos olvidar la oscuridad que vivimos estos cuatro años y, además, siempre fue una premisa de La Ventolera mantener encendido el fueguito de la memoria. Por tanto, no podemos dejar de mencionar los datos relativos al “gobierno más represor desde 1983”. Así lo definió la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, CORREPI, en su Informe Anual de la Situación Represiva del 2019. En esta nota retomamos la información que nos brinda esta organización.

Tal como se puede leer en el Informe señalado, por primera vez desde el fin de la dictadura cívico- militar- eclesiástica, durante 2017 el macrismo “superó la barrera de un muerto por día a manos del aparato represivo estatal”. Esta situación se fue incrementando con el correr de los días y, al finalizar la gestión Cambiemos a nivel nacional, CORREPI ha registrado que sucedió una muerte cada 19 hs en manos del Estado y/o alguna de sus dependencias. A lo largo de los 1.453 días en los que Cambiemos gobernó el país, fueron asesinadas 1.833 personas. En el Informe señalan que esta cantidad, representa casi el 26% del total de casos registrados desde diciembre de 1983 hasta la actualidad.

La información diferenciada

En relación a la cantidad de casos por fuerza, el Informe expone que la mayoría de las muertes ocurrieron en manos del conjunto de las policías provinciales, tratándose del 47,7% de los casos. A esto le siguen las muertes en los servicios penitenciarios de todo el país, representando éstas el 37,25 % de los casos.

Las principales modalidades de muerte, o por decirlo de otra manera, las más frecuentes, fueron las muertes de personas detenidas (48,14 %) y los fusilamientos a través del gatillo fácil (37,49%). “Más del 85% del total de las personas asesinadas por el aparato represivo estatal estaban en un calabozo o caminaban por un barrio”, asegura CORREPI en su documento. Respecto a esto, la organización contra la Represión Policial e Institucional expresa que en estos últimos cuatro años ocurrió una situación paradójica ya que, aumentaban las muertes bajo custodia y los fusilamientos de personas desarmadas, pero esto se reflejó cada vez menos en los medios del sistema. A esto agregan la referencia hacia la campaña de legitimación de los casos de gatillo fácil, fusilamiento de personas; campaña encarada por el mismo gobierno y por los medios de comunicación hegemónicos.

Imagen extraída de Data Diario

Asimismo, este Informe sobre la represión estatal advierte que, desde 1983 hasta la actualidad, suman 91 casos los asesinatos que tuvieron lugar en el marco de la protesta social, en marchas, movilizaciones y cortes de ruta. En 2017 se registra la primera de estas situaciones durante el gobierno macrista, con la desaparición y asesinato de Santiago Maldonado en manos de GNA. A esto se suma el fusilamiento de Rafael Nahuel ejecutado por PNA. Además, en 2018 se registraron los asesinatos de Ismael Ramírez, ocurrido en la represión a un piquete de desocupados en Sáenz Peña (Chaco) y el de Rodolfo Orellana, militante de CTEP que fue asesinado en una represión que tuvo lugar en los reclamos por un conflicto por tierra y vivienda en La Matanza.

En cuanto a la edad de las víctimas, CORREPI refiere que el 43% de las muertes fueron de personas que tenían 25 años de edad, o menos. “El dato confirma que la selectividad de la represión apunta a la edad, además de la clase”, aseguran desde la organización.

Por otra parte, si desagregamos la cantidad de muertes por provincias, a través del Informe podemos observar que la mayoría de los asesinatos ocurrieron en Buenos Aires (52, 85%), a lo que sigue Santa Fe (9%) y Córdoba (7%). Es importante mencionar que este documento también expone que, en la provincia de Buenos Aires durante la gestión de María Eugenia Vidal el promedio de personas que murieron en prisión fue de 140-150 por año, según el registro que realiza la Comisión Provincial por la Memoria.

Femicidios de uniforme

El documento cuenta con un apartado con este título, que detalla que los dos primeros casos de femicidios se relevaron el 1992. “Desde entonces el índice ha sido creciente, hasta llegar hoy a 381 femicidios sobre un total de 647 víctimas mujeres, travestis y mujeres trans, lo que convierte a los femicidios de uniforme en la primera causa de muerte de mujeres en manos del aparato represivo estatal”, explica CORREPI. Asimismo, advierten que registraron, además, 44 femicidios relacionados. Es decir, hijxs u otros familiares o personas cercanas a la víctima asesinadxs en contexto de violencia machista, ocurridos a modo de castigo a la víctima o en los intentos por defenderla. Así, aproximadamente un tercio de los femicidios relacionados tienen a niñxs como víctimas.

El Informe señala: “Estimamos, tomando como base los registros existentes a nivel nacional, que, hasta fin de 2019, una de cada cinco mujeres asesinadas en un contexto de violencia de género es a la vez víctima de la violencia estatal, encarnada generalmente en el arma reglamentaria”. Resaltan que esto visibiliza la manera en que se potencia la violencia, cuando se cruza la violencia represiva estatal con la machista y patriarcal.

Imagen extraída de La Izquierda Diario

Para acceder al Informe de CORREPI ingresá en este enlace. 

*La imagen de portada fue extraída de Página12.

Dejá un comentario