Música de raíz folklórica que comparte los sentires sureños

 

El sexto capítulo del Ciclo ECOS nos acercó la música de Nicolás Pérez, que compartió su canción “El falso Cuyo”, acompañado de Manu Estrada y Juan Piguillem. “Mi propuesta musical es música de raíz folklórica y elijo este género porque, primero, me gusta mucho; segundo que me parece que es algo muy nuestro, que nos pertenece y nos hace parte de nuestra tierra, de nuestra historia y con esta propuesta mi idea es hacer canciones que puedan contar un poco de dónde vengo, el sur, mi provincia”, comenzó el músico para expresarse acerca de su proyecto artístico.

Nicolás Pérez llegó a la ciudad desde Neuquén, precisamente desde un pueblo llamado Bajada del Agrio, nos cuenta que siempre le gustó la música y la posibilidad de viajar a Villa María está vinculada con sus intenciones de estudiar en la Universidad pública la Licenciatura en Composición musical. “Me gusta mucho componer y creo que esta carrera me va a dar muchas herramientas para trabajar en lo que yo quiero”, remarcó Nico. Nos contó que, además, había escuchado de parte de distintxs amigxs, opiniones que le decían que esta ciudad es un centro cultural muy grande, y allí supo que se podría compartir con muchxs músicxs y crecer con la música. Estos fueron los principales objetivos que tuvo para acercarse a Villa María.

Juan Piguillem

Le consultamos qué significa la música en su vida, expresó que se trata de un medio por el cual podemos transmitir todo lo que sentimos, transmitir un mensaje, ya sea a través del canto o de un instrumento, “me parece una herramienta super poderosa para poder llegar a otras personas y ayudar en algún punto o aspecto de su vida, a mí me pasa eso con la música y creo que por eso es poderosa”, aseguró.

Continuó mencionando que la música siempre estuvo presente en su vida, en su casa, a través de las canciones que escuchan sus viejxs; resaltó que un día encontró en su casa una guitarra que su papá tenía guardada, que era de él y ya no la usaba, le pidió que le enseñe lo que sabía y así lo hizo. A partir de allí, Nico comenzó clases con un profesor particular, en estas clases estudiaba guitarra y canto. “Cantaba y tocaba la guitarra desde muy chico, y ese fue uno de los momentos claves donde después ya empecé fuerte a tocar y a cantar”, remarcó.

En relación a sus proyectos, mencionó que trabajará en un disco con canciones de su autoría, “este es el proyecto grande que tengo a futuro, un futuro muy pronto si se quiere y además encontrar la gente correcta para compartir la música, correcta por el hecho de sentirme bien con esa gente, disfrutar lo que hacemos y ser amigos tocando”, advirtió Nicolás.

Manu Estrada

Remarcó que considera muy importante la creación y el sostenimiento de espacios alternativos para la difusión de las creaciones artísticas, “porque le da la oportunidad a muchos colegas de diferentes géneros de poder mostrar lo que hacen, lo que sienten, lo que viven con la música”, opinó y agregó que, a su vez, esto permite que se generan muchos más lugares para poder tocar, intercambiar a través del arte y de esta forma apoyarse entre colegas de otra manera, “compartiendo la música, dándonos una mano, generando contactos, está muy bueno”, aportó.

Por otra parte, Nicolás Pérez refirió que la cultura local le parece algo hermoso, “no había estado en un lugar donde se viva tanta música”, aseguró. Nos contó que observa esto, ya que, a través de sus estudios y trabajo, se mueve en ambientes donde la música siempre está presente, como es la universidad y toda la gente que la compone. “El vínculo con los artistas me parece muy bueno, hay gente muy buena, veo que todos se dan una mano, incluso cuando llegué a Villa María hubo amigos que me tendieron una mano y me ayudaron a armar un toque, hay mucha buena predisposición para hacer cosas y te alientan a más”, finalizó.

Sexto Capítulo Ciclo ECOS

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *