Paz llega a Villa María con aires de lucha

Desde la Patagonia llega a la ciudad Cümelen Berti (Paz), unx artistx queer, DJ, no binaria, descendiente de mapuches y raperx, quien usa la música como arma de lucha y visibilización de temáticas empoderadas.

Paz se crió en Rio Negro, vivió en Buenos Aires y Brasil, donde fue desplegando su lucha. “Estamos creando y visibilizando temas que otras personas censuran” expresó.  Sus letras hablan de luchas diversas, de los pueblos originarios, del barrio, del patriarcado. “Hablan de mi identidad,  de mis transiciones, de mi cultura patagónica viajera, sudamericana, hablan de la deconstrucción, de mis deseos tanto sexuales como políticos, denuncian situaciones” refirió. “También de vivencias que me parecía importante denunciarlas como contaminaciones en un medio donde yo habité como es la Patagonia, de mi forma de ver el mundo actual y de cómo me gustaría verlo” explicó Paz.

Paz manifestó a La Ventolera que intenta romper con el esquema del público como observador y que le gusta que la gente pueda ver un lindo show siendo parte. “Romper la pared que existe entre escenario y público y transgredir un poco más. Siempre cuidando un poco las cuestiones que tienen que ver con la presentación, pero está piola sentirme cerca de la gente. Me genera poder, fuerza en el buen sentido”.  Sobre su nombre, “Paz”, explicó que “no es algo blanco, colonizador, católico, para mí la paz es lucha, es algo que se construye en cada cuerpo”.

 

 Paz definió que las canciones están cargadas de palabras de lucha, realidad, aliento, “mucha fuerza para poder modificar la realidad que nos toca”.  Aseguró que la música es una herramienta, un arma y una medicina. “Me ayuda a poder transmitir lo que me hace sentir mejor, lo que me hace sanar, me da herramientas para poder vivir mejor en este mundo. Me gusta usar la música como una herramienta de unión, nuestro show es un encuentro, un ritual”, destacó.

“Emergente”, el primer corte de “Patagonia Emergente”:

*Las fotografías son de Felipe Paes.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *