Gozo: Disfrutando y compartiendo el placer

De la realidad exterior al showroom de “Gozo” hay unos 20 mts de pasillo y una puerta de madera que parece una barra de chocolate. Ubicado en el centro, pero bien de puertas adentro, Gozo se despliega como proyecto autogestivo local. Nosotrxs, para saber más sobre cómo surgió la idea, la manera en que se organiza y cuáles son las aspiraciones a futuro de este proyecto que ya es conocido en la ciudad -que nos encuentra compartiendo y disfrutando los placeres de los humos- nos adentramos en la tiendita.

“Gozo es ese espacio de placer entre la vorágine y la calma”, comenzó la nota a la primera pregunta “¿Qué es Gozo?”. Nos comentaron que esta descripción surgió cuando hicieron el perfil de Instagram del emprendimiento, en un intento por compartir el concepto que busca promover. Gozo es ese momento que surge en el instante en que encendemos la mecha, relajamos y disfrutamos una rica seca, “es eso que nos despierta el placer”.

La emprendedora definió a la autogestión como “ese malabarismo que unx hace para cubrir todas las áreas desde un lugar independiente”. Aseguró que son múltiples y diversas las tareas de las cuales deben encargarse, “estas produciendo, estas vendiéndote, estas comprando, estas generando, estas publicitando, estas armando el concepto”, aclararon. En relación a esto último, aportó que Gozo también es un concepto, más allá de ser el nombre del showroom, implica pensar y generar una idea.

Gozo se dedica principalmente a la venta de tabacos, accesorios para fumar y parafernalia -como son bong, pipas, picadores- y por otro lado también se desarrolla como growshop.

Ojalá que todxs “flayeen” un #GozoMoment

Consultamos cuáles son las aspiraciones con este proyecto y nos contó que poco a poco y en la medida en la que va siendo posible –al bolsillo y a la situación actual- busca ampliarse en el rubro del grow, que aún está en crecimiento, como el resto del proyecto, pero tomándose más tiempo. La emprendedora valoró que, en la actualidad, Gozo se invierte a sí mismo, es decir, ya no debe sumar aportes personales, sino que se logró un sostenimiento independiente del proyecto. “Vamos de a poco, las inversiones son grandes para bolsillos como el mío, el nuestro”, resaltó.

Advirtió que Gozo está creciendo y dando frutos en distintos sentidos, no sólo en lo comercial sino también en relación a todo lo que se genera en torno al proyecto. La emprendedora resaltó la posibilidad de compartir en distintas movidas culturales, ferias, invitaciones a eventos, participación en festivales, intercambios con otras marcas para trabajar juntxs en producciones y eventualidades. Asimismo, destacó las articulaciones con fotógrafxs, artistas e ilustradorxs, que forman también una parte importante de la idea del proyecto.

El #GozoMoment nace una tarde de manera espontánea escuchando un tema de Naty Peluso y así como llegó, se quedó.  “Hay algo de que Gozo Moment nos remite a esa imagen de placer, estuvo bueno porque pegó, la gente cada tanto etiqueta con hashtag en sus momentos gozo y es compartir esas instancias placenteras” placer que alimenta el placer, comentó entre risas.

¿Cómo surgió Gozo?

En un comienzo el proyecto surgió en equipo como un intento de generar otra fuente de ingresos, distinto al que ya tenían, ya que la realidad demanda salir a buscar alternativas y que, en esta situación particular, buscaban sean amenas y amables con unx mismx y los propios ideales y búsquedas personales.

“Tiramos un par de ideas y nació la idea de la tabaquería, buscando una alternativa económica, comercial y autogestiva. Así surge Gozo, en un trabajo en conjunto con Estudio Borne que nos hicieron el branding de la marca, bajo el concepto de placer. Buscábamos poder liberarnos de eso que nos parece tedioso y cambiarlo por instancias placenteras… y eso es Gozo”, resaltó.

Hoy por hoy cuenta con una sola persona al mando, pero destaca: “Estuvo bueno que el impulso haya sido de a dos, con gran partener, porque nos supimos complementar. Una con mayor empuje hacia lo administrativo y lo relativo a la organización general y otra en el manejo de redes, comunicación del concepto y venta directa.

Indicó que, luego de un recorrido transitado, el proyecto comenzó a demandar más y más tiempo y se sumaban nuevas tareas y gestiones, y en ese momento ella continuó sola porque su otro trabajo de alguna manera se lo permitía.

“Se va poniendo cada vez más grande, con muchísimo esfuerzo, muy de a poquito, sumando nuevas propuestas, de a poco pudiendo ofrecer variedad, calidad, precio y en una temática y rubro en el que siempre hay buena onda”. En relación a esta última idea, valoró que “nadie que llega a la tiendita lo hace con mala cara o mala onda o despachando un problema, eso está bueno, retroalimentarse de eso y que sea como un ciclo”, finalizó.

*Imágenes extraídas del perfil de instagram de Gozo. 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *