Museo de La Poderosa: La historia que nunca pudieron ni podrán callar, se transformó en un grito de cultura popular

La Ventolera estuvo presente en la inauguración del Museo de La Garganta Poderosa en Kachay Kukuy espacio que se encuentra en San Marcos Sierras, Córdoba. Luis Medina cubrió este encuentro y charló con Nacho Levy, representante de La Poderosa que comentó acerca de esta propuesta cultural que visibiliza la lucha y el trabajo de años de la organización social.

Compartimos y nos sumamos a la difusión de esta conquista de La Poderosa, para que este grito se escuche y se replique en cada rincón, porque la organización y la lucha merecen ser noticias empoderadas y como citó la consigna de este encuentro, “para que nunca más otrxs escriban nuestra historia”. Para que se entienda que la historia que nunca pudieron ni podrán callar, se transformó en un grito de resistencia de la cultura popular.

¿Por qué un museo y por qué en San Marcos?

“Un museo que no mira para atrás, un museo que mira para adelante, recuperando la historia, para que no sea propiedad privada de los mismos que son dueños de todas las demás cosas, como decía Rodolfo Walsh”, comenzó expresando Nacho Levy. Explicó que este espacio se piensa como un punto de encuentro “necesario” entre las Asambleas poderosas de Córdoba, Yapeyú, Los cortaderos, Villa María, San Francisco y en conjunto con la comunidad de San Marcos Sierras y sus organizaciones sociales y la gente que les “abrió las puertas y el corazón en Kachay Kukuy”.

“Nos parecía que se podía generar un punto de encuentro con esa historia, nuestra historia, la historia de un movimiento que se articula desde las barriadas populares; hoy somos 114 asambleas”, agregó Nacho.

La inauguración contó con música y serigrafía en vivo, muestras de fotos y feria de la economía popular. Respecto a este punto de encuentro en Kachay Kukuy, Nacho Levy refirió: “La idea es que esto pueda entrelazar actividad cooperativa local, de Capilla del Monte, de Cruz del Eje en favor de la propia comunidad y no de las manos que habitualmente vienen a usufructuar lo bueno que tenemos para facturarlo en otro lugar”.

Asimismo, aclaró que este espacio conlleva, sobre todas las cosas, un sentido de pertenencia, ya que nos han acostumbrado a que el turismo también fuera una propiedad privada “de los mismos que son dueños de todas las demás cosas”, una actividad de élite ya que son pocos los que cuentan con la posibilidad de tomarse vacaciones, pagar pasajes. “Nos parece que si a los sectores de la concentración económica les redituaba el turismo, tenía que haber también una veta donde los sectores populares pudiéramos cuidar de nuestros lugares de pertenencia y a la vez darle un sentido y una dinámica que tenga que ver con una lógica del cooperativismo y la solidaridad y no de la explotación comercial a cualquier costo, incluso a costas del medio ambiente y el derecho a la vida de los propios vecinos”, indicó.

Sobre las luchas que dan sentido al Museo

Levy comentó que “El Chino” es el artista que le dio vida a las paredes de lo que antes era una cacilla de madera y “hoy es una obra de arte comunitaria”. A su vez, la Herrería Clandestina hizo una moto poderosa que se encuentra en la entrada. Contó que para la organización, las y los referentes que fueron plasmados en las paredes del museo están presentes más allá de una obra de arte, cada día de sus vidas.

En el caso de Norita Cortiñas, Nacho resaltó que, está presente en cada momento y en cada instancia en que la necesitan, “cuando caemos presos está presente, cuando nos damos un abrazó está presente, cuando nos matan a un pibe está presente, cuando uno se recibe en la secundaria, está presente”.

Respecto a Rodolfo Walsh, señaló que está presente no sólo a través de su obra y su lucha, sino también por lo que simboliza en relación a una manera de hacer periodismo. “No existe ningún barrio sin voz, lo que hay son barrios sin imprenta, barrios sin micrófonos, barrios sin Estado, entonces poder recuperar todas esas voces que no teníamos cuando empezó La Garganta y decidimos que nuestro redactor jefe fuera Rodolfo Walsh, es parte del camino que él trazó cuando quiso hacer un semanario villero que le costó la vida”, explicó el representante de La Poderosa.

Insistió en que, en Rodolfo Walsh se concentran experiencias de lucha que no pudimos conocer dentro de la villa, contó que cuando comenzaron con La Garganta querían incluir en el staff a los ilustradores, fotógrafos, redactores, diseñadores que había tenido la villa pero ni siquiera hacia adentro de los barrios los conocían. “Lo que hay es un sistema que oprime, que silencia y que acalla, la voluntad a cualquier costo de romper ese silencio, seguramente lo aprendimos de muchos, pero fundamentalmente lo tomamos de Rodolfo”, destacó.

Foto de La Garganta Poderosa
Foto de La Garganta Poderosa

Otro museo se abre paso en la Quebrada de Humahuaca

Por otra parte, contó que la idea es que este Museo en las sierras cordobesas esté coordinado con otro que abrirán en Humahuaca, donde también se entrelazan cooperativas coyas que habitan en cercanías a Tilcara “para darle vida a otro espacio que pretende articular a esos sectores de la propia comunidad recuperando el espacio que ha ido perdiendo a mano de ese otro turismo”. “Cuando uno camina por la peatonal de Tilcara cada vez encuentra menos diferencias con las peatonales de Villa Gesell o de San Bernardo, y encuentra los mismos carteles luminosos de las mismas multinacionales que van derribando la diversidad cultural en cada uno de los rincones de América Latina”, destacó Nacho Levy.

Presentación del Museo

En esta inauguración poderosa, Nacho Levy brindó unas palabras que advierten de las intenciones, objetivos y apuestas que se ven reflejadas en este Museo: “Acá hoy no empieza nada, ni termina nada, este museo es un eslabón más de una cadena que no empezó con nosotras o con nosotros y que tampoco con nosotras o nosotros se va a terminar. Es un eslabón necesario para no perdernos, lejos de perdernos, acá nos encontramos”.

“Un ratito para celebrar, al fin, algo, y más vale que lo vamos a celebrar porque seguimos conquistando pedacitos de alegría en este escenario de 2 millones de nuevos pobres, de 170 mil nuevos indigentes, de 46 % de niños pobres, que parecen números cuando se muestran en los diarios, pero en nuestro barrio nunca son números, son dolor”, se escuchó en Kachay Kukuy este sábado 20 de abril.

Expresó que en este año electoral este modelo propone discutir “la miseria más miserable de la politiquería” que es culpar a los niños de los problemas que los adultos no hemos resuelto, haciendo referencia al debate en torno a la baja en la edad de punibilidad, “mientras se cierran escuelas y se abren cárceles modelo”.

“Para nosotros las cárceles modelos no existen, las cárceles que sí existen son esas que tienen superpoblación carcelaria y dos de cada tres pobres durmiendo en el piso, 76 % dependencias policiales con tendidos eléctricos que generan riesgos de vida, solo 6 % de esa dependencia con salidas de emergencia, necesitan la cárcel para seguir tapando la verdad y nosotros necesitamos de este museo para empezar a descubrirla de a poquito. Acá no van a encontrar balas perdidas, acá van a encontrar un cañón de futuro que van a tener que escuchar”, destacó Levy.

Ningún medio masivo de desinformación se acercó a la inauguración del museo poderoso, a lo que el representante de la organización manifestó: “Acá faltan los mismos que faltan siempre, que son las gargantas silenciosas de ese periodismo cómplice y servil que no por casualidad no cubre esta victoria del campo popular, de la base, de la comunidad organizada. No vienen, pero hoy también estamos celebrando que no los necesitamos, porque ya tenemos gargantas poderosas, porque tenemos miradas poderosas”.

Para finalizar, Nacho aclaró que a este museo todavía está incompleto, porque el año que viene se podrán agregar “las imágenes victoriosas del día que despedimos para siempre a este gobierno miserable y siniestro. Si el pasado fue de lucha, el presente es nuestro”.

Foto de La Garganta Poderosa

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *