Los libros, esas armas de construcción masiva

*Por Marcos Ongini para La Ventolera

El 24 de marzo de 1976 un escuadrón del Ejército Nacional comandado por el teniente coronel Jorge Maríncola ocupó a patadas y culatazos la Universidad Nacional de Luján.

El militar entró a la oficina del rector Emilio Fermín Mignone y con violencia sentenció que éste quedaba “cesante y vedado de ejercer la docencia en cualquier establecimiento de la República”. “¿Dónde están las armas?”, prosiguió. “En la biblioteca”, contestó Mignone. Manrícola sin entender la ironía mandó sus soldados a requisar. No encontraron nada, más que libros[1].

 

Como en otras épocas de la historia, como en otras universidades, escuelas, bibliotecas y librerías se dedicaron a prohibir, depurar, destruir y quemar los libros considerados peligrosos por ir contra los valores de la Patria, la propiedad privada, la familia, la religión y la autoridad; o simplemente “por fantasía ilimitada”.

La prohibida Elsa Bornemann sostuvo que “en años de grandes censuras hay que intentar ser más inteligentes que los censores”[2], y lo ha lo logrado ampliamente ante la cuadratura militar. También, Laura Devetach agradeció en la publicación de 1984 de La torre de cubos a “las maestras y maestros que hicieron rodar estos cuentos cuando no se podía”.[3]

Tiempo más tarde, Osvaldo Bayer dirá “un Ejército que quema libros jamás podrá ganar una guerra”[4] -haciendo alusión a la derrota de Malvinas- demostrando la bajeza, la ruindad de sus acciones, como la desaparición de personas y bienes culturales para el sometimiento del pueblo mediante la destrucción material de la cultura y la educación.

En este día y cada día démosle vida a los libros, abrámoslos, leámoslos y releámoslos, defendamos estas armas “cargadas de futuro” que nos posibilitan viajar a otros tiempos, a otras tierras, conocer historias de belleza y libertad. Creer en nuevas utopías, creer en la construcción de otros mundos posibles.

 

 

[1] Emilio Mignone – Universidad de Luján Origen y evolución.

[2] La Tinta. Ilimitada fantasía: censurar el gérmen de la transformación. Recuperado de      https://latinta.com.ar/2017/08/ilimitada-fantasia-censurar-el-germen-de-la-transformacion/ el 23 de abril de 2019.

[3] Íbidem

[4] Osvaldo Bayer en Un poco más humano, entrevista concedida para Ultimo Roud. Recuperado de https://revistaultimoround.com.ar/un-poco-mas-humano-osvaldo-bayer/ el 23 de abril de 2019.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *