Camila Urenda: Transmitiendo experiencias a través de la poesía

La Ventolera se encontró con Camila Urenda, poeta local de 23 años que también es Ingeniera en Alimentos. Nos cuenta que, desde que era chica tenía una poderosa atracción por la lectura y que leía todo lo que caía en sus manos. Explica que desde ese momento surgen dos características que marcan su vida: “la fascinación por la ciencia y el impulso de crear”.

“La poesía es una manera de expresar lo que siento. Es poner en palabras y conectar con la gente”. Comenzó a escribir a los 8 años, “en su mayoría pequeños cuentos fantasiosos, típicos productos de la imaginación de una niña”. Luego, a los 15 años en el secundario, comenzó a ser parte del taller literario “La resistencia” de Fabia Gómez en la escuela de lechería donde estudiaba. Explica: “En la primera clase, Fabia, nos preguntó entre otras cosas cuáles eran nuestras metas para el taller, a lo que yo le contesté que nunca había escrito poesía”.

Nos cuenta que luego de meses de actividades imaginativas y desestructuradas, aparece la profesora con libros de arte y como consigna tenían elegir una pintura y escribir que les transmitía. En esa actividad relata que gracias a Dalí escribió su primer poema: “La separación del átomo”.  “El clima desinhibido y diverso del taller, la multiplicidad de compañeros, estilos y formas me llevan a una conclusión: No hay reglas para el arte. Ahí es donde me quito el estigma de querer escribir poesía tradicional y empiezo a relatar mis vivencias de manera libre”.

Crónicas de una vida desordenada: el nombre de un blog que se convierte libro.

En 2012 abre su blog llamado “Crónicas de una vida desordenada. “Ahí me encuentro con la inspiración de otrxs escritorxs jóvenes que se animaban a ser crudos, viscerales, simples, directos”. Cami relata que el blog empieza a tener cierta relevancia llegando a varios países e incluso varios poemas fueron traducidos a otros idiomas como griego o italiano. “La respuesta positiva de la gente me da valor y decido publicar mi primer libro llamado igual que el blog en noviembre de 2015”.

“El libro consiste en 30 poemas adolescentes, captando el caos emocional típico de esa etapa, el amor, desamor y todas sus variantes”, indicó la poeta local. Fueron impresas 100 unidades publicadas a través de “El mensú ediciones” y actualmente no hay ejemplares disponibles.

La entrevistada nos explica que se encuentra planeando un segundo libro llamado “La mañana después” y que espera poder publicarlo este año.

Sobre sus gustos y escritos

“No sé si tengo un estilo, mi meta es contar mis historias de manera tal que la gente pueda identificarse” y narra que compartirlas significa para ella una manera de sentirse menos sola en sus experiencias. La entrevistada explicó que al principio usaba muchas metáforas y que hablaba de manera indirecta y que, con el paso del tiempo,  puede soltarse cada vez más.

“Me encanta hacer “micropoemarios” como una manera de hacerles llegar poesía de una manera divertida a gente que no está familiarizada con ella; los poemarios se convierten en postales, posters, piezas decorativas; se vuelven un elemento lúdico” especificó. Por eso nos comenta que colabora con amigos artistas por ejemplo con la ilustradora Paula Pérez, la diseñadora Rebeca Corbo y el Fotógrafo Pablo Fiorito. También articula con Paula Monesterolo, quien actualmente se encuentra trabajando en un corto entre sus imágenes y la poesía de Urenda.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *