No a la Baja en la edad de punibilidad: “Lo que estamos hablando es de a partir de qué edad se decide punir, o sea aplicar pena”

Así expresó la abogada y docente Claudia Cesaroni, quien integra el Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (CEPOC) y también la Red Argentina No Baja. Le consultamos acerca del proyecto de reforma del régimen penal juvenil, sus intenciones, el impacto que podría tener. La entrevistada mencionó los motivos principales para decirle NO a la baja en la edad de punibilidad.

¿Cuáles crees que son las intenciones del proyecto que busca modificar el régimen penal juvenil?

Cesaroni explicó que trata de volver a instalar un tema que saben que les da votos, basado en la idea de que el castigo resuelve los problemas, en este caso, un supuesto problema del delito adolescente que no es tal, ni en cuanto a su magnitud, ni en el modo de resolverlo.

Cualquiera sea la magnitud, “no se resolvería mediante la baja de edad de punibilidad o el aumento de penas como está altamente demostrado en los delitos de adultxs”, explicó la abogada. Indicó: “El objetivo es sacar la discusión de lo social, de lo económico, de la gravísima crisis que afecta todo nuestro pueblo y ponernos a discutir si 15, si 14, si cuantos años, para qué delitos”.

¿Qué impacto tendría?

“Significaría solamente agregar más dolor a lxs adolescentes que son más fácilmente captadxs por el sistema penal, porque son más pobres, porque son más jóvenes, porque tienen menos posibilidades de ser asistidxs como corresponde”, explicó Cesaroni.

Advirtió que, en caso de que se concrete esta modificación en el Régimen penal juvenil, no evitaría nuevos delitos graves e “implicaría que esx adolescente debería purgar 10, 12, 15 años de cárcel, que es el máximo que tienen previsto imponer”.

¿Cuál debería ser el rol del Estado para garantizar los derechos de la niñez y adolescencia?

Cesaroni refirió: “El rol del Estado es cumplir sus obligaciones, yo a veces planteo: tomemos la convención sobre los derechos del niñx, leámosla y veremos todo aquello que no está garantizado para millones de niñxs y adolescentes, entonces antes de aplicar más castigos a algunos de esxs adolescentes- que a veces la verdad asombra que no sean más, con relación a la tremenda cuota de violencia que se les aplica día a día a ellxs- en vez de pensar en más castigos, habría que pensar en cumplir las obligaciones que el Estado y lxs adultxs tenemos con ese sector de nuestro pueblo”.

Destacó que la pregunta sobre el rol del Estado es clave, porque advierte lo que vienen planteando desde CEPOC y la Red Argentina No Baja, así como también muchas organizaciones y personas que se oponen a la baja de edad de punibilidad.

¿Por qué decirle no a la baja en la edad de imputabilidad?

La abogada y docente explicó: “Tenemos muchas razones para decirle No a la Baja de edad de Punibilidad, insistimos con la idea de punibilidad y no imputabilidad porque de lo que estamos hablando es de a partir de qué edad se decide punir, o sea aplicar pena, eso es “edad de punibilidad”, imputar un delito se le puede imputar a un niñx de 10 años, se le puede señalar que hizo un hecho que está configurado como delito”. En este marco, expresó que sí es importante abordar la situación de ese niñx de 10,12,14 años que cometió un hecho que está considerado delito, trabajar sobre ese hecho que cometió, pero, en palabras de Cesaroni, el abordaje debe realizarse a través de otras áreas del Estado, que son justamente aquellas que tienen que cumplir sus obligaciones y no a través del sistema penal.

” ¿Por qué decimos que no a la baja? Porque es más pena, más castigo, no resuelve ningún problema y arruina vidas y cuanto más jóvenes son esas vidas, cuanto más chicxs son, más importante es alejarlos del sistema penal que sólo provoca daños y no resuelve ningún problema, llega tarde y mal”. 

¿Esto se vincula con el carácter represivo de las políticas de Cambiemos?

Cesaroni mencionó que la propuesta de baja de edad de punibilidad “está absolutamente vinculada al Estado de excepción que vivimos desde hace 3 años y unos meses y a la restricción de garantías y libertades democráticas que aplica el gobierno de Cambiemos; de la misma manera que encarcela a personas sin motivos, que viola el derecho a la manifestación, a la protesta, a la agremiación, al estudio, a una vida digna de millones de personas, en ese contexto y en ese marco de plan de ajuste, la represión es parte de ese plan”, resaltó.

Asimismo, agregó que los debates en torno a este proyecto que modificaría el régimen penal juvenil pueden distraer la atención al plantear cuestiones que “a una parte del pueblo le parecen adecuadas”, justificó esto afirmando que algunas personas entienden que la mano dura y el mero castigo sirven para algo, lo cual ayudaría al gobierno a sumar votos, o como se mencionó,  para distraer.

En este sentido, insistió en la idea de que culturalmente hay una fuerte batalla que hay que seguir dando para explicar por qué sostenemos que el castigo no resuelve nada.

*La imagen de portada fue extraída de la FanPage No a la Baja.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *