Aprendiendo a través del arte, la poesía y la experimentación.

En la escuela Juana Manso se aprende jugando. En la escuela Juana Manso se estudia experimentando. En la escuela Juana Manso el arte impulsa a leer y escribir. Se trata de un proyecto impulsado para generar un aporte, al proceso de aprendizaje de lectoescritura por las materias de música, tecnología y educación física, que generaron diferentes actividades para escribir poesías de manera grupal.  La Ventolera conversó con Joaquin Pruvost para que nos cuente sobre el proceso de creación y aprendizaje, los objetivos y la recepción de lxs niñxs con lxs que lo llevaron a cabo.

Joaquín comenta que la experiencia se enmarcó dentro de un proyecto de las escuelas que se llama el “EncontrArte”. A su vez, explicó que la escuela está atravesando por otro proyecto que se llama Escuela Faro, en busca de revisar los procesos de lectoescritura del estudiantado. Es por este motivo que “se nos ocurre que el EncontrArte de este 2018 este direccionado a escribir e inventar poesías de manera grupal y aportar así a ese proceso de aprendizaje” indicó Joaquín.

Para llevarlo a cabo se generaron varios tipos de juegos para ayudar a los niñxs a escribir frases o poesías. Por ejemplo, cadena de postas donde se pasaba por diferentes obstáculos que tenían diferentes tachitos con palabras que hacían formar una frase. El último obstáculo era escribir esa frase en la computadora. En otro de los juegos en vez de poner palabras se ponían imágenes, ellxs hacían todo el recorrido de postas y al final se encontraban con dos imágenes con las que escribían una oración.  Otro juego el profe o la profe les decía una palabra y ellxs respondían otra (lo que se le venga a la mente) que la escribíamos. Luego juntábamos esas palabras y armábamos frases.

Esos juegos involucraban diferentes temas según cada grado. En primer grado tenía que ver con la comida, en segundo con las plantas, en tercero con los derechos de la niñez, en cuarto con los pájaros nativos y en quinto y sexto con el buen trato. Esas temáticas habían sido trabajados en las horas de clases en diferentes proyectos.

Joaquín explica que para él es importante el arte, la música, la poesía para el aprendizaje porque es un proceso de creación, “intentamos crear, aprender contenidos a través de la experimentación”. Aportar a la escritura creando poesías e intentando hacer ejercicios de escritura colectiva. “Después a esas poesías le pusimos música, luego lo grabamos y después, junto con la profe de gimnasia inventamos una coreografía “agregó. “Fausto invento la pista y nos grabó y mientras la seño de tecnología iba armando diferentes instrumentos para utilizar el día de la presentación según los diferentes temas que trabajo cada grado” señalo Joaquín.  “En primer grado crearon utensilios como cucharas y tenedores. En segundo confeccionaron un traje verde como si fuese una hoja. En tercero les hizo hacer folletos. En cuarto hicieron los picos de los pájaros y en quinto hicieron pecheras con letras que formaban distintas palabras, por ejemplo: paz”.

Todas las producciones fueron usadas el día de la presentación llevada a cabo en el centro vecinal del barrio Carlos Pellegrini, donde asistieron las familias y amigxs para poder ver las diferentes coreografías, canciones y elementos creados. A su vez comentó que esperan el año que viene seguir utilizando esta metodología y agregar nuevas metodologías.

Como Ventolera nos parece pertinente visibilizar este tipo de experiencias de educación alternativa, los procesos de aprendizajes colectivos, creativos y libres. La resistencia a través de la educación, el arte y la poesía son los que hoy aplaudimos y los que buscamos aferrarnos por su tono esperanzador.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *