“No, el gobierno no legalizó el gatillo fácil. Pero repetirlo puede construir efecto de verdad”

Compartimos la explicación del abogado Lucas Crisafulli en torno a la disposición del gobierno nacional que amplía las situaciones en que las Fuerzas Policiales y de Seguridad Nacional pueden usar armas de fuego. Consideramos que el aporte de Crisafulli siempre resulta esclarecedor y ayuda a la comprensión para que luego podamos también transmitir la información de manera correcta. Este aporte fue extraído de su muro de facebook.

NO, el gobierno no legalizó el gatillo fácil. Pero repetirlo puede construir el efecto de verdad, lo que suma peligrosidad a una resolución ya muy peligrosa.

El ministerio de seguridad emitió una resolución por el cual amplían las situaciones en las que las Fuerzas Policiales y de Seguridad Nacionales (policía federal, gendarmería, policía de seguridad aeroportuaria y prefectura naval) pueden utilizar el arma de fuego. Se incluyen dos supuestos que son particularmente graves (Art 2 del Anexo 1 de la Resolución 956/2018 del Ministerio de Seguridad Nacional).

“c) Para proceder a la detención de quien represente ese peligro inminente y oponga resistencia a la autoridad.
d) Para impedir la fuga de quien represente ese peligro inminente, y hasta lograr su detención”

Esto quiere decir dos cosas: por un lado, no incluye a las fuerzas policiales provinciales, por lo que las policías de provincia continuarán con los protocolos sobre uso de armas que haya tenido antes que la publicación de esta resolución (aquellas que lo tuvieran).

Por el otro, que es una resolución que dentro de la pirámide jurídica de validez de las normas (art. 31 de la Constitución Nacional), se encuentra bastante debajo del código penal, el cual no fue modificado. ¿Qué significa entonces? que es una resolución ilegal en tanto no respeta el orden jerárquico de las normas jurídicas y, lo más importante, que se continuará persiguiendo y juzgando a policías que cometan gatillo fácil.

Dentro del uso estratégico del derecho deberíamos incorporar toda una disciplina de cómo comunicamos los cambios normativos pues, con el objetivo de generar un titular impactante (“legalización del gatillo fácil”), estamos muchas veces dándole argumentos precisamente a la posición contraria a la que sostenemos.

En Argentina, el gatillo fácil continúa siendo ilegal, más allá de esta resolución inconstitucional en términos jurídicos y horrorosa en materia de derechos humanos. Decir lo contrario puede fomentar el horror en muchos policías que creerán que no es ilegal matar personas.

Que un puñado de funcionarios nacionales legitime, celebre y hasta desee la muerte de (algunos) argentinos, no transforma a la Argentina en un país en el que sea lícito el homicidio.

*La imagen fue extraída de quedigital.com.ar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *