Educación, periodismo, despidos y aborto. La mirada de Alabarces

El pasado jueves 16 de agosto en la Universidad Nacional de Villa María, La Ventolera tuvo la oportunidad de entrevistar a Pablo Alabarces, Licenciado en Letras, Magíster en Sociología de la Cultura y Doctor en Sociología, pero autodenominado principalmente como Profesor en Comunicación de la Universidad de Buenos Aires. Brindó su perspectiva acerca de distintas temáticas: educación pública, aborto, mundial de fútbol, dólar y despidos fueron algunos de los puntos que relacionó en una breve conversación.

Alabarces, introdujo la temática haciendo referencia a las políticas de recortes presupuestarios por parte del Gobierno a las universidades públicas, manifestó: “sabíamos que iban a ser malas, jamás pensamos que tanto” y advirtió: “pero por suerte todo va a empeorar, porque lo que se ve venir es un progresivo agravamiento de condiciones ajuste y desfinanciamiento”. Sin embargo, opinó que, hoy, la situación no es tan terrible como fue en el 2001: “las universidades, los niveles salariales docentes, las políticas de ciencia y técnica salieron relativamente bien de la etapa kirchnerista”, resaltando que hubo dificultades, pero que no salieron “tan mal parados”. El profesor propuso comparaciones históricas de crisis en el país y subrayó que la etapa actual es más “compleja y perversa”; comentó que, cuando el macrismo asumió la presidencia, él mismo decía que iba a ser difícil perjudicar a las universidades porque había cierto consenso de la comunidad en este ámbito, y sin embargo “no les fue difícil en lo absoluto”. Afirmó que le inquieta lo que está por venir; “estoy mucho más preocupado por el año próximo, que por éste”, expresó.

En este sentido, Pablo Alabarces expresó que, en los últimos diez años, aconsejaba a sus estudiantes, una vez que se recibían, que intenten continuar en becas del Conicet y que, lamentablemente, hoy tiene que proponerles que emigren. Sin embargo, señala: “El panorama es más complicado, porque cuando se dice ‘esto va a provocar una fuga de cerebros’, miramos para todos lados y no hay a dónde fugarse. Brasil, que era un destino codiciado para becas de posgrado, está cortando absolutamente todos sus programas, Europa está jodida, el mundo está viviendo una crisis grande.”

En relación a la ley de interrupción voluntaria del embarazo, manifestó su admiración en cuanto a la movilización feminista, especialmente por lxs jóvenes. Relató su experiencia: “el 8 de agosto caminé toda la marcha, la fui atravesando despacito, comencé a caminar y caminar, y cuando salí de ahí dije: esto ya está, ya se ganó”. Asimismo, hizo hincapié en que no fue casualidad que este tema coincidiera en la agenda con tantos otros. “Ya no sabemos si Macri convocó al debate sobre el aborto para ocultar la estampida del dólar, si el dólar sufrió una estampida para ocultar el mal desempeño de Messi o si Messi jugó mal a propósito para que nadie se diera cuenta que estaban desfinanciando la universidad”, contrastó. El profesor sostuvo que el gobierno y los medios hegemónicos están utilizando la estrategia de las “cortinas de humo” para ocultar unas disputas con otras y que, quienes las utilizan, subestiman a la sociedad creyéndola “monotemática”.

En cuanto al periodismo, afirmó que este sector vive una situación decadente, y expresó su preocupación, como docente de comunicación, de 30 años de antigüedad: “la cantidad de ex alumnxs que andan dando vueltas por los medios, o que acaban de echar de Télam es enorme, entonces, es un tema que me preocupa en muchísimos sentidos: me preocupa por la pérdida de la calidad de trabajo, desde lo mal que se investiga, lo mal que se transforman en operadores, en vendedores de carne podrida, hasta lo mal que se escribe y que se habla”. Y haciendo énfasis en el asunto de los despidos, comenta que, a lo largo de su carrera “muy poco periodística, pero como colaborador”, tuvo que presenciar el cierre de tres diarios: el del primer Tiempo Argentino, el del primer Perfil y el de Crítica. El comunicador explicó que, a esas crisis, “las ligaba de costado porque yo no vivía del periodismo” y que, sin embargo, las sufrió al ver a sus compañerxs que, una vez que lxs despidieron, no tenían dónde recurrir ante tan difícil situación.

Finalmente asegura que, el rol de los comunicadores en la actualidad, sigue tan firme como en el 83, luego de la vuelta de la democracia en Argentina: “en ese momento estallan las carreras la comunicación porque todxs entendíamos que, construir sociedades democráticas necesitaban sociedades con muchas voces, con mucha información, con mucho debate y con mucha discusión” y afirma que es una deuda porque todavía no se ha cumplido.

Imagen extraída de Otro viento: colectivo cultural.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *