Unidad de lxs trabajadorxs, la única salida ante las políticas de Cambiemos

En la ciudad de Villa María, son 70 en total lxs trabajadorxs despedidxs de la empresa estatal Fabricaciones Militares; 42 fueron anunciadxs recientemente, mientras que 28 habían sido despedidxs en diciembre pasado. En la planta de Río Tercero, fueron 59 lxs despedidxs. Por otro lado, en la planta santafesina ubicada en Fray Luis Beltrán, el número de despedidxs alcanzó la cifra de 49 trabajadorxs. A esto se suma el cierre de la planta que se encontraba en Azul (Buenos Aires).

La semana pasada se realizó en Villa María una marcha, en un intento de sumar a un reclamo general por este tema, por la defensa de los trabajadorxs despedidxs y para visibilizar la situación que atraviesa la ciudad y la región.

En la marcha, tuvimos la posibilidad de charlar con Gustavo Viera, que nos contó su historia y la manera en que percibe la situación actual. Gustavo trabajó en la fabrica desde hace 18 años, particularmente en el área de producción. Nos cuenta que, además, conocía todas las plantas porque durante su trayecto en el lugar, había rotado por distintos sectores.

De esta manera, mencionó que la situación es muy triste para todxs lxs trabajadorxs, que sabían que iba a haber despidos, pero que por el momento eran rumores. Sabían de la posibilidad de que haya despedidxs los primeros días de septiembre, pero por motivos que desconocen, se adelantaron en la decisión.

“El día viernes fui a trabajar como de costumbre, en mi horario habitual y nos enteramos de que la lista iba a ser entregada ahí, en ese momento”, explicó. A esto se suma el hecho de que, fueron lxs mismxs compañerxs trabajadorxs quienes tuvieron que leer la lista de despedidxs, respecto a eso, Viera opinó: “De la manera que lo hicieron, yo considero que fueron muy macabros. Fue un momento muy triste para todxs, tanto para el que se quedaba sin trabajo, como para el compañerx que continuaba”.

Por otra parte, manifestó que la lucha sigue a través de la organización para la reincorporación. “yo no pido otra cosa, así como siento que me robaron la dignidad, quiero que me la devuelvan”, agregando que lo único que pretende es recuperar su puesto de trabajo.

“La unidad es la única manera, que el pueblo unido pueda conseguir las cosas”, opinó respecto a las distintas medidas que se vienen desarrollando, movilizaciones, marchas, a lo que se sumó también un abrazo simbólico a la fábrica que se llevó a cabo el pasado sábado 25. También, las asambleas de trabajadorxs se organizaron y se reunieron en Buenos Aires a fines de la semana pasada, manifestando su preocupación por la situación general en todo el país respecto a los despidos de fabricaciones militares.

En este contexto, los días se cargan de luchas, luchas que devienen de la organización contra las actuales políticas implementadas por el gobierno de Mauricio Macri, que atentan contra nuestros derechos a la educación, al trabajo, con todo lo que esto conlleva, en suma, contra la posibilidad de desarrollar nuestra vida en óptimas condiciones. ¿Cuánto más tendremos que aguantar, señor presidente? ¿Este era el “cambio” que proponían?

A tu ajuste le respondemos con organización.

BASTA.

*La imagen es de Guido Gasparrini.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *