Abrazo simbólico a la UNVM: por una educación pública, gratuita y de calidad para todxs

Se realizó un abrazo simbólico a la UNVM, medida que se suma al reclamo que, desde distintos puntos del país, se articula en relación a los atentados contra la educación pública por parte del gobierno de Cambiemos.

En términos generales, esta es la tercera semana en que las universidades del país determinan medidas para visibilizar la situación que atraviesa la comunidad universitaria. Porque sí, todo atentado contra la educación pública nos involucra a todxs.
El gobierno propone un aumento salarial del 15 % para 2018 a cobrar en 3 cuotas, teniendo en cuenta un contexto donde se estima que la inflación se acercará al 30 % de aumento anual, esto empeora la situación. De cualquier manera, el reclamo es más amplio e implica el hecho de que este gobierno intenta, a cualquier costo, desfinanciar la educación pública y eso afecta las posibilidades reales de quienes estudian, investigan, realizan proyectos, trabajan, desde los espacios universitarios. A esto se suma, por otra parte, y dentro del mismo plan de desfinanciamiento, los recortes al presupuesto para ciencia y técnica.

En este sentido, participamos y apoyamos las medidas que se generan en Villa María, en la universidad pública, para visibilizar esta problemática que afecta los derechos de todxs. De esta manera, rescatamos algunas experiencias de distintas personas que se ven involucradas, a partir de sus distintas experiencias, en esta lucha por una educación pública, gratuita y de calidad para todxs.

Soy Paula Pavcovich docente e investigadora de la carrera de Licenciatura en Sociología y me parece re importante porque por lo menos a nosotros, desde un colectivo que se llama CEPIA (Centro de Educación Popular para la Infancia y la Adolescencia) pudimos llevar la universidad a los barrios y trabajar con niñas y niños y eso sólo puede hacerse desde una concepción de universidad abierta y con la esperanza de que esa apertura se convierta en un horizonte de posibilidades para los sectores populares. Nosotros podemos hacer lo que hacemos porque tenemos apoyo de la universidad. En algún momento tuvimos apoyo vías voluntariados, desde la secretaria de políticas universitarias, desde las gestiones anteriores, en esta ni siquiera apareció la convocatoria, por lo que todo el mundo cree que no se van a abrir.

Mi nombre es Juan Frank, soy graduado de la carrera de Sociología de la universidad y actualmente soy becario de Conicet, con lugar de trabajo en la universidad. Me parece que hay que defender este tipo de luchas y movilizaciones y hay que defender el financiamiento de ciencia y técnica no solamente por el salario de los compañeros y compañeras docentes, que obviamente es prioritario, sino por la posibilidad de disponer de fondos para producir conocimiento soberano y real en nuestro país.

Mi nombre es Marcos Celis, soy egresado de la UNVM con el título de contador, y en este momento soy No docente de la universidad. En primera medida, apoyo la lucha por los salarios dignos para docentes, pero también acoplando la lucha por la educación pública y gratuita. No es menor la transformación que ha sucedido en esta ciudad gracias a la universidad, ya sea para los estudiantes y para la comunidad en general. También a su vez, un dato no menor, formo parte de ese casi 90 % que somos primera generación de graduados universitarios en nuestras familias. Esas son las razones por las que acompaño la lucha de las universidades.

Soy estudiante, me llamo Catia Nieves, estudio Terapia ocupacional, estoy casi finalizando la carrera. Hoy nos convocamos acá, no sólo como estudiantes, sino como organizaciones del campo popular, porque sentimos que están atentando por parte del gobierno nacional en lo que implican muchos derechos conquistados, no solamente vinculados a la educación pública, sino también a derechos laborales. Estamos acá defendiendo la educación pública, porque creemos que situaciones que están vinculadas al recorte presupuestario, que están atentando contra los salarios de los docentes, generan una restricción directa a nuestro proceso de educación; lo entendemos como un proceso de construcción conjunta, tanto de quienes venimos a estudiar, de los docentes, de quienes generan las condiciones para mantener los espacios como son los no docentes. Todo eso esta generando una restricción para concretar nuestros estudios, no solamente para quienes hoy en día estamos pudiendo hacerlo, sino también para las generaciones de compañeros y compañeras que se encuentran en estudios secundarios y que el día de mañana están viendo restringida la posibilidad de poder llegar a estudiar y estar en el lugar que estamos hoy nosotros. Entonces es solidarizarnos y no sólo eso, sino considerarla nuestra lucha. Estamos acá y nos convocamos a defender la educación pública. A decirle no al ajuste presupuestario, a pedir un salario justo y a pedir mejores condiciones para que podamos llevar a cabo nuestros estudios.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *