Separación de la Iglesia y el Estado

 

Apostatá y exigí un Estado Laico

No elegimos bautizarnos, pero elegimos retirarnos.

La representatividad otorga poder. Para la Iglesia Católica todx bautizadx es católicx, está de acuerdo con sus doctrinas, y por lo tanto utiliza la cifra de bautizadxs para imponer sus puntos de vista en la legislación y conseguir privilegios (fiscales/económicos y sociales). La institución argumenta que casi el 90% del país es católicx y apoya sus doctrinas (boletín AICA nº 2500).

Si fuiste bautizadx, sos contadx como parte de ese 90%.

Gracias a la Ley Habeas Data Nº 1.633, que es el derecho que tiene toda persona para conocer, actualizar y rectificar toda aquella información que se relacione con ella y que se recopile o almacene en centrales de información, y a la Ley Nº 25.326 que protege dichos datos personales, podes pedir que tus datos sean suprimidos de esa lista mediante el trámite de la APOSTASÍA.

¿Qué es y cómo apostatar?

Es un trámite que implica desafiliarse de la Iglesia Católica Apostólica Romana mediante una carta donde se exige la eliminación inmediata y total de los datos personales en el registro que se encuentra en la Iglesia o Parroquia donde ha sido bautizada la persona, acompañada por el Certificado de Bautismo o Libreta de Familia Cristiana y el Documento de Identidad (Todo en original y copia). Los cuales se deberán presentar en la Diócesis correspondiente, según el territorio que ésta abarque. En Villa María la misma se encuentra en la calle Manuel Belgrano 20, con horario de atención de lunes a viernes, de 9 a 12hs.

La carta exige una respuesta favorable en el término de cinco días, en caso de que no suceda, podemos efectuar la denuncia correspondiente en la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales.

El trámite no es exclusivo para ateos o agnósticos, y de hecho hay muchxs creyentes y aún cristianxs que deciden apostatar simplemente porque perdieron fe en los dogmas particulares de la Iglesia Católica o porque no comparten la actitud de ésta frente a determinados temas como es el caso de la utilización de fondos públicos para: encubrir a dictadores y a toda clase de violaciones a los Derechos Humanos; y oponerse a la Ley de Fertilización Asistida y a la Ley de Matrimonio Igualitario.

Actualmente la Iglesia:

  • obstruye la Educación Sexual Integral en las escuelas;
  • retrasa el avance de prevención de la violencia de género;
  • condena el uso de métodos anticonceptivos y dificulta el acceso a ellos;
  • obstaculiza derechos e inserción social a personas trans, travestis, lesbianas, bisexuales y gays;
  • fomenta el sexismo, la discriminación y la violencia patriarcal;
  • reprime la libertad sexual y el conocimiento de nuestros cuerpos;
  • encubre y perpetúa el abuso sexual a menores;
  • interfiere en leyes de salud sexual y reproductiva, como es en el caso del actual debate sobre la despenalización y legalización del aborto.
  • incita a la aprobación de la ley de libertad religiosa, la cual otorga más privilegios de los que ya posee (Ver proyecto de ley).

Si no estás de acuerdo con las posiciones de la Iglesia en los temas antes mencionados y te interesa mantener una actitud coherente con tus ideas, dos cosas podés hacer:

  1. No bautices a tu hijx. Ya tendrá tiempo para hacerlo con su debido consentimiento. Que no hagan lo que hacen en nombre de tu hijx.
  2. Desafiliate de la I.C.A.R. Que no hagan lo que hacen en tu nombre.

Consideramos que apostatar es un hecho necesario en una ciudad como Villa María donde la Institución Iglesia imprime un poder significativo desde lo moral y político, generando tensiones en los espacios de resistencia y al momento de realizar manifestaciones, lo cual impide visibilizar a dicha institución como uno de los principales oponentes al acceso de los derechos anteriormente nombrados.

Si bien, dicho trámite es individual y personal, este próximo jueves 17 de mayo de 10:30 a 12hs en el Obispado de Villa María, se convoca a una Apostasía Colectiva, como un acto simbólico y político, entendiendo que los procesos y acciones colectivas generan más fuerza y hacen posible los cambios. Y si no, al menos habremos sido coherentes entre nuestro pensamiento y nuestras acciones.

Que no hablen en tu nombre. ¡Apostatá!

Esta información fue generada por quienes conforman el grupo que tuvo la iniciativa de proponer la Apostasía Colectiva. Es importante destacar que son mujeres quienes advirtieron de la problemática y encararon la idea, también teniendo en cuenta que, como mujeres, somos las principales afectadas por la Iglesia Católica y sus premisas, por su moral y doctrina que responde y reproduce el sistema patriarcal.

Más información:  www.apostasia.com.ar

Apostasía Colectiva Villa María (Facebook)

*La imagen fue extraída del evento oficial de la Apostasía Colectiva.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *