Hay una revolución de las hijas

Recuperamos las palabras de la periodista Luciana Peker en la quinta audiencia en el Congreso, por el debate que aborda el aborto legal.

En primer lugar, Peker resaltó que en Argentina el aborto ya es legal por causales: por violación; por inviabilidad de los embarazos; cuando corre riesgo la vida o la salud de las mujeres y también teniendo en cuenta a la salud en su sentido amplio (tanto física como emocional), según lo estipulado por la Organización Mundial de la Salud.

En este sentido, definió: “Yo no les vengo a pedir que legalicen el aborto, porque en Argentina el aborto ya es legal por causales”. Asimismo, agregó que esto implica que en este debate “no podemos debatir ciencia ficción, sino lo que verdaderamente está en debate, que es ampliar derechos”. Además, valoró que este debate, en la Argentina de hoy, posee un nivel que está muy por encima de la democracia y que refiere a una “transversalidad de las mujeres políticas en Argentina”.

Por otra parte, manifestó que también se trata del acceso al derecho a la información, resaltó que hoy en Argentina el aborto es legal, pero en silencio, y que a pesar de que muchas periodistas lo cuenten, el hecho de que no todas las mujeres conozcan esto, también viola su derecho a la información. “Porque hoy salva su vida, no sólo quien tiene acceso al dinero, que, por supuesto es una gran diferencia, de clase y de regiones en Argentina, sino también quien tiene acceso al derecho a la información. Por eso acá también se tiene que legislar para que todas las mujeres sepan que tienen ese derecho, para que no se viole ese derecho a la información”.

En este marco, señaló algunas falacias que se dijeron durante el debate y que, según la periodista, también violan el derecho a la información. Así, explicó: “La clandestinidad del aborto es la primera causa de la mortalidad materna en Argentina desde hace muchos años y lo sigue siendo, esto no pasa en otros países latinoamericanos con índices de desarrollo humano similares al de Argentina”. Determinó que esto no puede suceder, además teniendo en cuenta que Argentina ocupa el puesto N° 77 en el índice de desarrollo de género de Naciones Unidas, Peker detalló que ocupa este lugar por el nivel educativo de las mujeres y por la representación política, que es una de las más altas del mundo. “Eso le tiene que derramar a las mujeres del pueblo”, destacó.

La periodista, agregó en relación a esto que “esa representación política que tan afortunadamente tuvo el cupo femenino y ahora va hacia la paridad, tiene que llegar a las mujeres, no podemos tener buenos indicadores de género en representación política y los indicadores de mortalidad que tenemos.”

Asimismo, expresó que “muchas latinoamericanas están mirando a Argentina” y que también tenemos que responderles a ellas. En este sentido, explicó que el país fue pionero en el matrimonio igualitario, en la identidad de género, en la ley de salud sexual y procreación responsable, en la ley de educación sexual integral (ESI), y en tantas otras.

Acercándose al final de su participación en el debate, Luciana Peker pidió por la revolución de las hijas. “Son las jóvenes las que llenan las calles, los colegios, religiosos y no religiosos, públicos y privados. Las que nos están pidiendo que se amparen sus derechos y que ninguna ley que salga de este Congreso pueda ir hacia atrás en la ley de salud sexual y procreación responsable y en la ESI que garantiza la autonomía de las adolescentes. Hay una revolución de las hijas”.

“No voy a parar hasta que mi hija mujer tenga los mismos derechos que mi hijo varón”, definió la periodista y agregó que las nenas y adolescentes necesitan crecer en un mundo donde tengan los mismos derechos que los varones. “Hasta que las hijas mujeres no tengan los mismos derechos a la libertad, a la salud y a la vida, no se habrá terminado definitivamente la esclavitud de las mujeres en Argentina y por supuesto en Latinoamérica”.

La fotografía de esta nota fue extraída de Página 12.

Podes ver la intervención de Luciana Peker completa acá:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *