Dejar ser a les niñes

El sábado pasado en Villa Nueva se llevó a cabo el I Congreso de infancias y adolescencias trans. La ventolera tuvo la posibilidad de hablar con Vale Herrera, la mama de la primer niña trans de esta localidad que logró realizar el cambio registral del documento de identidad, dado que el nombre y el género establecido a partir de su nacimiento, difiere en relación a su identidad autopercibida cotidianamente y a lo largo de casi toda su historia.

Vale destacó que fue muy importante realizarlo en Villa Nueva “porque es nuestra ciudad, es donde mi hija esta con su entorno. Necesitábamos que se conociera la temática para implementar políticas con respecto a niñez y adolescencia trans, en lo cual la cuidad desconocía o tenía dudas”. A su vez, manifestó que no solo sirvió para Villa Nueva, si no para la zona y la provincia. Agregó: “Acá y en varias ciudades o pueblos se desconocía el tema y esto sirve para abrir mentes y que deje de ser tabú y se animen a hablar y hacer más inclusivos a nuestres niñes y adolescentes”.

Vale nos cuenta cómo fue su proceso desde el lugar de madre, mencionó que “a otra mamá le diría que no tenga miedo cuando se encuentre con situaciones o planteos que hagan dudar sobre la identidad de su niñe. Que se informe, investigue como yo lo hice y sobre todo que escuche lo que su hije le dice”.

La niñez y adolescencia trans es una realidad y no se puede mirar para otro lado. Vale nos transmite que “siempre hubo niñes y adolescentes trans pero se los ocultaba, y así se los excluía del hogar dejándolos a la deriva, no permitiéndoles llevar una vida normal como es lógico y así hoy vivimos la triste realidad que una persona trans tiene un estimativo de vida 35 o 40 años y no queremos que eso siga sucediendo. Nuestres hijes merecen una vida como cualquier ser humano”.

Debemos dejar ser a los niñes, debemos dejarlos ser felices y podemos lograrlo re-educándonos como sociedad, implementando políticas públicas, acompañando, escuchando, conteniendo, acompañando y dejar de condenar y de marginar a nuestres niñes y adolescentes. Lo que en Vale prima es el convencimiento de estar acompañando un proceso real cuya expresión más fuerte aparece en la afirmación de su hija: “Ahora me siento libre”.

Este Congreso contó con la participación de más de 200 personas. Sobre esto Valeria destacó que se sintió muy emocionada y feliz por percibir el interés de la comunidad hacia esta temática, y sobretodo porque “de a poco estamos dejando un granito de arena para que el mundo sea mejor para mi hija y para tantos niñes y adolescentes trans”. En este sentido, agradeció a cada una de las personas que participaron, valoró “A nosotres nos movió el amor por nuestres hijes y ver tanta gente acompañándonos fue hermoso”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *