LUCHE Y QUE SE ESCUCHE: 8 de marzo día histórico

Foto de Flor Garello
Foto portada: Flor Garello
*Por Ailin del Campo y Lucía Saavedra

El 8 de marzo fue un día histórico. Realizamos el segundo paro internacional de mujeres, (lesbianas, travestis e identidades disidentes) con el fin de visibilizar todas las tareas que realizamos y plantear que sin nuestros trabajos, muchas veces invisibilizados, el mundo no funciona..

Recuperamos el 8 de marzo, el día de la mujer trabajadora en conmemoración a las mujeres quemadas en  1908 dentro de una fábrica de Nueva York mientras realizaban una huelga en reclamo de mejores condiciones laborales, que luego el mercado procuro convertirlo en un día comercial de bombones y flores.

¡Para nosotras es un día de lucha, y en lugar de regalos lo que añoramos son los derechos que aún nos niegan!

Foto de Flor Garello

En Villa Maria y Villa Nueva nos convocamos un mes antes para organizar la jornada de protesta.  Reuniéndonos todos los viernes previos al 8M y formando comisiones de trabajo, generamos diversas actividades, donde cada una de  las compañeras comprometidas desde su lugar, su talento, sus inmensas ganas de cambiarlo todo, logramos el glorioso 8M.  Esto significó para muchas una oportunidad para reencontrarnos, entender que desde nuestras singularidades podemos aportar en consenso a una causa colectiva que nos involucra, nos moviliza y nos apasiona.

El trabajo colectivo y el esfuerzo de muchas compañeras  comprometidas, sororas, combativas, pudo notarse en cada paso de la marcha,  el clima de revolución y lucha, bien plantadas y acompañadas, ¡ ya nunca más solas! dio como resultado,  una protesta digna de ser repetida. Desde las 18 horas concentrando en la Plaza Centenario, con un micrófono abierto, mucha energía y fuertes palabras en contra de todas las violencias a las que nos someten, se hicieron oír los reclamos por los que marchamos y lo vamos a seguir haciendo.

La marcha visito distintos puntos de la ciudad, donde se sitúan instituciones que, consideramos, son las que más nos violentan. Desde la salud pública que nos niega el decidir sobre nuestras propias cuerpas, sin contar con profesionales  idóneos para tratar a identidades disidentes;  las fuerzas de seguridad  y el poder judicial, que se niegan a capacitarse con perspectivas de género, reproducen reglas arcaicas que nos violentan y nos desamparan, con su moral cristiana que nos juzga y nos dispone en roles que no queremos:  la justicia nunca llega para nosotras. Hasta el palacio municipal y el consejo deliberante, porque: ¡El Estado también es responsable!, de violentar, reproducir estereotipos de género, no oír nuestras demandas, y perpetuar la injusticia. Somos parte de un movimiento imparable, decidido a alzar la voz y llevar los reclamos a todas las instituciones que nos oprimen, que sostienen las desiguales y que nos revictimizan.

Foto de Florencia Cigliutti

El 8 de marzo fuimos miles en todo el mundo. Paramos, marchamos, gritamos, cantamos y nos abrazamos. Otras no tuvimos posibilidad de parar por las circunstancias que sean, pero aun así estuvimos presentes en las calles porque no nos callan nunca más.

Reflexionamos que a lo largo de nuestras vidas hubo circunstancias que no elegimos por mera voluntad, pero que en estos espacios nos deconstruimos y nos re-construimos, porque el feminismo es colectivo pero te atraviesa la cuerpa.

Más allá de las caídas, pisamos fuerte en este camino que sabemos que es largo y que nos esperan victorias y desilusiones pero que no podemos abandonar, porque se es feminista las 24 hs y una vez que “te sacaste una venda”, no podemos callarnos ante las injusticias.

Foto de Sofia Scalzo

¡HERMANAS, A LUCHAR!

 

Las fotografías seleccionadas para esta nota, fueron reunidas de la cobertura que realizaron algunas compañeras durante este día de lucha. Es un intento de construir una nota entre todas, para seguir encontrándonos.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *