Cambiemos y el plan de ajuste: despidos e incertidumbre

Hoy nos interesa dar lugar a Pablo Eduardo Racca de 33 años, uno de los 30 trabajadores despedidos de la Fábrica Militar de Villa María. La medida se suma a otras como la de Río Tercero con 29 despedidos, 34 en Fray Luis Beltrán (Santa Fe), aproximadamente 14 en Sede Central y en Azul (Buenos Aires) una suma aproximada de 200 despidos.

Pablo es hoy un ex trabajador de la Fábrica Militar de Villa María. Estuvo tres años y medio en actividad como contratado. “Desde que entras año tras años te renuevan el contrato. Según ellos, para su justificativo, dicen que son tareas temporarias las que hacemos nosotros, por eso nos dieron de baja y se sostienen de eso para dar camino a lo que están haciendo. Pero en realidad no son ningún tipo de tareas temporarias, son las tareas diarias que se realizan en la Fábrica para poder llevar a cabo la producción del día a día” comentó. Lo que se produce es pólvora y explosivos, pero explosivos no bélicos. Son explosivos para minería. Esas dos son las principales producciones.

La Fábrica contaba con 460 trabajadores, con los despidos restan 430. En cuanto a la situación de lxs despedidxs, Pablo afirmó que: “Ahora empieza la parte más triste de todas donde las pocas ilusiones o esperanzas que ibas teniendo se empiezan a caer. Porque en realidad el primer telegrama que nosotros mandamos ellos lo respondieron negativamente y ahora va a la vía legal. Pasa a lo que es el “recurso de amparo” con el juez”. Con el recurso de amparo buscan la reincorporación, aunque dice que eso es ir como “a la buena de Dios”. Al respecto, esclareció: “Si el juez cree, desde su perspectiva, que es injusto y debes ser reincorporado, es positivo. Como puede no querer tener problemas, lavarse las manos y queda todo como está”.

Sostiene que no llegan a entender cuál es el criterio, y nos comenta que hay personas de 3 años de antigüedad hasta de 15 años que fueron despedidxs. “Entonces no sabemos si esto es un comienzo de algo que va a ser más grande y que va a quedar liquidado como aparentemente va a quedar en Azul. O si simplemente lo hacen para demostrar que ellos pueden hacer lo que quieren, que tengan cuidado y no los molestes porque si lo quieren hacer, lo van a seguir haciendo en cualquier otro sector”, afirmó.

Además nos dijo que, más allá de que son 30 los afectados por el despido efectivo, lxs trabajadorxs que quedaron en la fábrica están asustados, con miedo porque no saben si esto es un comienzo, o si corta acá.

Frente a esta incertidumbre, además de las acciones que se están llevando a cabo desde ATE y lxs despedidxs, se organizó un grupo de mujeres compañeras de los que ya están efectivamente despedidos y quienes quedaron trabajando. Van diagramando tareas y haciendo cosas para sumar al plan de acción. Manifestó que: “No es sólo un empleado que sufre esto, sino que detrás de él/ella hay todo un núcleo familiar que sufre a la par de él, que no sabe cómo van a seguir y necesita la ayuda de la gente. Pasa a ser una lucha de familias”.

La incertidumbre es una realidad para estxs trabajadorxs, pero aun así van a continuar luchando para defender lo propio. Y más teniendo en cuenta que si, a través del recurso de amparo el juez no falla a favor, tendrán que ver cómo sobrellevar a la situación. “Yo estuve seis meses en el 2009 si no me equivoco sin trabajo y hasta que encontré y entré a Cycles Mundo, esos seis meses fueron totalmente frustrantes. Es decir, necesitar para comer, para el alquiler y tener que pedir prestado. Y pensar que puedo llegar a volver otra vez a eso con 33 años es triste”, dijo.

Respecto del plan de acción, de las manifestaciones, nos dijo que: “Por ahí es cierto, a algunas personas las vamos a molestar, le vamos a generar alguna molestia, le podemos llegar a cortar el tráfico, hacerlos llegar tarde a su trabajo o algún ruido molesto, pero que entiendan que nada, absolutamente nada de lo que hagamos es de mala intención, es hacernos escuchar para tratar de recuperar lo que perdimos y que, para algunos de los casos, va a ser muy difícil volver a empezar si no se recupera ese puesto de trabajo”, concluyó.

 

Foto: Facebook “Por la Dignidad del Pueblo”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *