En Villa María, la energía ¿Avanza? … ¿Hacia dónde?

Foto Facebook Asamblea No a la Termoeléctrica en Villa María

 

¿En qué consiste la Central Termoeléctrica que se instala en la ciudad de la mano de la empresa MSU Energy?

Hablar de una Central Termoeléctrica advierte la configuración de ciclos términos que lo que hacen es transformar la energía térmica del poder calorífico de los combustibles fósiles a energía eléctrica. Estos ingresan a una turbina (similar a la de avión), lo primero que sucede es que se comprime el combustible a través de una hélice y después se le genera unas chispas para que éste expanda y genere trabajo mecánico. De esta forma hace girar unos rotores que a través de otros mecanismos más complejos giran un generador produciendo energía eléctrica. La Central contará con tres turbinas generadoras, con una potencia total de 150 MW.

En cuanto a los combustibles. La Central posee un sistema dual que puede funcionar tanto con gas como con fuel oil. La diferencia está en que, a nivel de impacto, cuando utilizan nafta o fuel oil, la combustión de ésta genera gases nocivos para el ser humano, debido a la composición química del mismo. Por ejemplo, oxido de nitrógeno. Esto difiere de la combustión de gas que relativamente disminuye el riesgo de producir gases perjudiciales para el ser humano y para la naturaleza en general. (Ver el siguiente cuadro)

La central va a recibir combustible de gas la mayor parte del año, pero la etapa de invierno es una época donde aumenta el consumo de la demanda de gas en las viviendas, así, durante este período requiere combustible naftero. En consecuencia, solo se utilizará nafta en menores momentos. A nivel de impacto, ¿Qué implica el uso de este combustible?:

El combustible usado será 45 mil m3/hora, con un poder calorífico de 9300 kkal/m3. Esta requiere un gasoil crudo con un tratamiento previo, para esto se aplica un sistema de filtrado donde deberá tener un pretratamiento para usarse en el sistema, generando efluentes.

¿Por qué se utilizará agua? La perforación para la provisión de agua requerida se utilizará para el suministro al sistema de refrigeración y para la reducción de los gases contaminantes (NOx –  SOx).

Gases nocivos y utilización de agua. Para disminuir estos gases, las turbinas utilizan considerablemente agua. Ese agua necesita una calidad óptima. Por eso, aparte de la generación de energía, necesitan una planta de ósmosis inversa que mejorare la calidad del agua, con el fin de disminuir las sales presentes.  Esto generará un efluente muy considerable de sales concentradas, que deberán tener un tratamiento óptimo.

Además, se necesita 625 m3 de agua para ser conducida a la reducción de los gases, en total de las tres turbos generadores.

Por otra parte, las turbinas también utilizan agua para reducir el calor, para llevar a cabo este proceso se requiere un “intercambiador de calor”, éste a su vez, necesita 1325 litros de agua por minuto (79.500 litros/hora – 636.000 litros/ 8 horas) y espuma por minuto, con el fin de reducir el calor del sistema de aceite y lubricación. Todo esto, teniendo en cuenta que se caracteriza como “central de pico” (normalmente funcionan en relación a las mayores demandas de la población).

Otra utilización del recurso agua se destina a un tanque contra incendios de las turbinas, que cuenta con una capacidad de 1500 m3.

¿Dé donde saldría esa agua? Según el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) el agua se extraerá de pozos, es decir, agua subterránea, así se realizarán dos perforaciones aproximadamente a 170 metros en el área de emplazamiento, debiendo garantizar un caudal en el orden de 100 mil litros por hora, por los consumos reconocidos en párrafos anteriores. (pág. 15- Cap. 4 EIA)

En esta planta, según lo estipulado en el EIA, la demanda máxima de agua desechada será de 30 mil litros por hora.

Cabe destacar que según los análisis de laboratorio realizados por INGENIERÍA LABORAL Y AMBIENTAL S.A. adjuntados en el EIA los valores de arsénico del sitio determinaron 0, 001 mg/l cuando en realidad en nuestra zona están diez veces arriba del valor presentado. Esto último, según lo dicho en la audiencia pública, que, es preciso resaltar, se realizó 4 meses después de iniciar la obra. Este no es un dato menor, ya que teniendo en cuenta la Ley de Política Ambiental de la provincia de Córdoba (Ley Prov. N°10.208) se debe realizar previo al comienzo de cualquier proyecto.

Sobre la autorización de la construcción de la Central Termoeléctrica

El Intendente de Villa María, Martín Gill, dio el permiso de construcción el 25 de enero de 2017, esta carta aparece firmada en el anexo C2 (documento legal archivo pdf. Municipalidad Villa María – AVANZA). Así como también en la misma carta, aparece un “permiso relativo” de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Ambiente e Infraestructura de la Municipalidad de Villa María.  A raíz de esto, la Subsecretaría de inspección general- Dirección de habilitación única, también dio el visto bueno el 25 de enero de 2017. Mientras que el 13 de febrero el Parque Industrial dio el permiso de vuelco de efluentes (35 m3/hora previo al tratamiento).

De aquí surge las ilegalidades del proyecto en post de la habilitación, la audiencia pública se realizó el 24 de mayo del corriente año, es decir, cuatro meses después de que ya se habían pronunciado las autorizaciones antes mencionadas. La Ley Provincial N° 10.208 de Política Ambiental, establece respecto a las audiencias públicas en su capítulo V:

Artículo 35.- Se establece a la audiencia pública como procedimiento obligatorio para los proyectos o actividades que estén sometidas obligatoriamente a Evaluación de Impacto Ambiental enunciados en el Anexo I de la presente Ley. La Autoridad de Aplicación debe institucionalizar las audiencias públicas y establecer los otros mecanismos de consulta para los demás proyectos que no están sometidas obligatoriamente a Evaluación de Impacto Ambiental. Las audiencias públicas y demás mecanismos de consulta se realizarán en forma previa a cualquier resolución, con carácter no vinculante y de implementación obligatoria. (Los resaltados son de La Ventolera).

En el capítulo 3 del EIA en relación al relevamiento del marco legal, la empresa cita a la Ley N° 10.208, pero en sus requerimientos, al parecer, desconocen la realización de la audiencia pública.

Por otra parte, en el relevamiento del marco legal se nota la ausencia de la contemplación de la  Resolución N°105/17 de la provincia de Córdoba con el Anexo de las Tablas que establecen los parámetros de calidad de aire (aprobada en el 2016 y publicadas sus tablas en 2017); clave para regular y controlar la calidad de aire de la empresa teniendo en cuenta las consecuencias particulares que trae aparejada en cuanto a este tema. El EIA refiere en su marco legal a la Ley Calidad de Aire de Bs As. Ley 5965- Dec. Reg. 3395/96, pero se desentiende de la normativa provincial. Es decir, toma los parámetros de la ley de Buenos Aires y los compara con los datos arrojados en el EIA de la Central que se desarrollará en Villa María- Córdoba; de esta forma, no hay referencia a los parámetros de calidad de aire estipulados para la provincia cordobesa.  En este caso, los estudios de calidad de aire se realizaron en febrero de 2016, también antes de la audiencia pública y, paradójicamente, antes de las habilitaciones. Esto quiere decir que la empresa ya tenia relevado el terreno sin previa consulta.

En relación a esto, es pertinente destacar algunos ítems que permiten comprender la gravedad de la situación:

  • Los gases de escape generados tienen contaminantes como: plomo, metales pesados, óxido de azufre, óxido nitroso, dióxido de carbono y monóxido de carbono.
  • Las aguas pueden salir contaminadas con: materiales en suspensión, sales, metales pesados, ácidos, amoníaco o aceite y álcalis.
  • Los problemas sanitarios ocasionados a la comunidad pueden ser respiración de gases de combustión, niveles de ruido y vibración.

Debido a la problemática, un grupo de vecinxs organizadxs se reunieron para formar la Asamblea NO a la Termoeléctrica en Villa María ; en diálogo con La Ventolera, el grupo comentó que se conformaron a partir de las irregularidades que se sucedieron en el proceso de instalación de la planta, además de la “poca participación ciudadana que existió, tratándose de una industria contaminante que se llevará buena parte del agua apta para consumo humano”.

En cuanto a las acciones organizadas por la Asamblea, nos informan que se realizó una visita en bicicleta a las inmediaciones de la obra, para luego hacer circular los primeros videos y de esta forma visibilizar la causa, “de la que aún hay mucha desinformación”, agregan.

Además, se promovió un “encuentro de construcción comunitaria”, del que participaron cerca de 30 vecinxs de distintos barrios, con el propósito de debatir sobre la Central Termoeléctrica, el sistema de generación de energía y las alternativas existentes. A la jornada fueron invitados Fabián Barrionuevo y Raúl Montenegro (Premio Nobel Alternativo- Suecia 2004). “Este último, plantea la ilegalidad del proceso de instalación, dándole fuerza a nuestro pedido de pausa total”, destacaron. Explicaron que esta solicitud fue expuesta mediante cartas al Concejo Deliberante y al Intendente Martín Gill, acompañada de una movilización popular frente al municipio.  Y agregaron: “Nunca fue respondida por parte de ninguno de los organismos locales, ni se nos llamó al diálogo como grupo de vecinxs preocupadxs y movilizadxs por la causa”.

En cuanto a la petición de “pausa total”, advierten que esto “significa entender que la licencia ambiental se le otorgó a la empresa, seis meses después de que se hayan iniciado las obras”.

En este mismo marco, los integrantes de la Asamblea No a la Termoeléctrica, citan las declaraciones del Intendente de la ciudad a El Diario del Centro del País, el día 2 de diciembre de 2017: “Lo que realizó MSU en su momento fue comprar el predio y solo hubo alguna intervención en materia de amojonamiento y de movimiento de suelos, pero no hubo un solo ladrillo colocado previo a la audiencia pública. Nos queda una enorme tarea en materia de control concurrentemente a organismos nacionales y provinciales”. En relación a esto, afirman que se trata de “mentiras” por parte del mandatario, y envían a La Ventolera, una imagen que tomaron para justificar esta afirmación:

“En la imagen se observa que el cartel declara inicio de obras el 20 de marzo de este año y la captura es del 17 de julio, con 261 obreros trabajando, según la información de la cartelería. Es inconcebible que en cuatro meses, con casi 300 obreros trabajando no se haya colocado ni un ladrillo, como dice el Intendente”, finalizaron.

El proyecto se realizará en el periurbano de la ciudad de Villa María, a escasos metros del Parque Industrial, sobre la ruta 2.

En esta imagen se observa el área de influencia directa (naranja) e indirecta (roja) tomada por la Consultora ambiental.

 La Central Termoeléctrica se encontrará a 2000 metros del barrio más próximo.  Asimismo, en el campo circundante hay presencia de familias con otros sistemas productivos.

 

 

*La información y las imágenes fueron tomadas del Estudio de Impacto Ambiental y Social (EsIAS) “Central Termoeléctrica Villa María”, disponible en: http://leydeambiente.cba.gov.ar/villa-maria-2405/ ; consultado por última vez el día 16/12/17.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *