Construyendo espacios donde todxs podamos ser

La Ventolera tuvo la posibilidad de charlar con Claudio Barbero responsable del programa de terminalidad educativa “Claudia Pía Baudracco”, el cual surge en 2016 ante las dificultades que aún enfrentan las personas transgénero al buscar establecimientos educativos para concluir sus estudios primarios y/o secundarios. Las limitaciones sociales y culturales hacen que la escuela, uno de los primeros espacios de socialización, sea un espacio en el que reciben maltrato, exclusión, discriminación y rechazo que en muchos casos lleva a la deserción.

Por este motivo, desde el Programa se plantearon los siguientes objetivos:  Contribuir con el inmediato acceso al sistema educativo de hombres y mujeres trans que tuviesen el deseo de finalizar sus estudios (educación primaria y/o secundaria); desarrollar un insumo de fácil lectura para difundir en todo el sistema educativo de la provincia los principios fundamentales de la Ley de Identidad de Género (Ley 26.743) y elaborar un plan de trabajo para el ciclo 2017 que incluyera acciones de sensibilización y promoción (en las escuelas de todos los niveles y modalidades) de los derechos educativos de las personas trans.

Desde “Claudia Pía Baudracco” trabajan para el acceso inmediato al sistema educativo y luego, en el acompañamiento para la permanencia en el sistema y por lo tanto la terminalidad educativa. De este modo Claudio concibe que “el seguimiento de cada estudiante bajo programa es crucial ya que consideramos que aún persisten con fuerza en algunas escuelas las mismas lógicas que anteriormente las y los expulsaron del sistema”. Señalan que es trascendental generar la empatía suficiente en todo el sistema educativo respecto de las necesidades de la población trans, a fin de que el imperio de la Ley vigente vaya asociado con la progresiva sensibilización de las comunidades educativas. Y este desafío no es sólo del sector educación: también debieran sumarse salud, vivienda, trabajo, entre los más determinantes.

Se trata de una orientación clara a las escuelas en torno a la urgencia del trato digno, no solo de personas transgénero sino también de personas pertenecientes a colectivos LGBT.

La Propuesta Curricular para personas trans es la misma que cualquier persona recibe en nuestra provincia. Esto es así ya que proyectar programas “especiales” para personas transgénero sería reforzar la apuesta a la diferenciación y segregación, por lo tanto, el programa referido se propone acompañar y fortalecer los espacios existentes, que deberían alojar a todos y todas. “Ese es nuestro desafío, y por lo tanto el acompañamiento es actualmente la herramienta más eficaz y eficiente para hacerlo”, valoró Claudio.

Los miembros del programa manifiestan que se busca “invitar a recuperar los lazos sociales, los encuentros, la certeza de que es por los otros que nos construimos; y desde allí como sociedad tomar conciencia de las poblaciones excluidas del encuentro, la palabra y por lo tanto abrir espacios, escuelas, hospitales y encontrarnos que, aunque suene utópico es posible y lo vivenciamos todos los días”.

En este marco, la idea que los moviliza es contribuir a la construcción de sociedades más justas en las que todos y todas podamos armar nuestros futuros en libertad, gozando de todos los derechos humanos que nos pertenecen. El mensaje a la sociedad más claro es que todos y todas nacemos iguales ante la ley y que tenemos derecho a todos los derechos. Este principio de no discriminación debe transversalizar/hacerse presente en todos los espacios educativos, a fin de que las personas trans ya no enfrenten situaciones de discriminación en las escuelas, en ocasión a su identidad de género.

La escuela como posible articulador de la aceptación e integración. La escuela deviene en un dispositivo privilegiado para trabajar la aceptación de lo diverso como una cualidad de todo ser humano y la convivencia pacífica, erradicando cualquier tipo de discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género: a estos fines, “proponemos trabajar la aceptación, el reconocimiento de lo diverso -como parte constituyente del ser humano- y el encuentro con los otros desde la temprana edad”, comenta Angélica Musso, integrante del equipo.

En este sentido, destacan que resultaría muy valioso que las escuelas cuenten con una suerte de “guía con orientaciones precisas sobre cómo incluir efectivamente a niños, niñas y adolescentes LGBT en el sistema educativo provincial”. En este sentido, nos comentan que están en plena construcción de ese insumo, para proponerlo a las autoridades ministeriales.

Asimismo, el Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI) tiene suma incidencia en los procesos educativos en nuestra sociedad, ya que uno de sus ejes explícitos es Diversidad Sexual. Al abordar el eje, se formulan cuestiones referidas a la diversidad sexual, su fundamento en el Derecho y sus derivaciones hacia el aula, en concreto.

Programa de terminalidad educativa en Villa María.  

Las inquietudes que surjan en el interior provincial serán acompañadas por los equipos técnicos de los EPAE (existe al menos uno en cada departamento político de la Provincia de Córdoba) en el marco de sus funciones y en diálogo con la Coordinación del Programa. La persona interesada podrá comunicarse con la coordinación del programa y desde allí se la pondrá en contacto con el EPAE correspondiente. “Allí, luego de una breve entrevista para conocer su necesidad educativa particular, se la orientará al servicio educativo correspondiente y se la acompañará en ese proceso” concluyeron los integrantes del Programa.

El coordinador del Programa es el Licenciado Claudio Barbero (claudio.barbero@cba.gov.ar ) y está radicado en la Subsecretaría de Promoción de Igualdad y Calidad Educativa.

El programa surge en septiembre de 2016, cuando a solicitud de la Comisión Interministerial de Diversidad Sexual y Derechos Humanos de la Provincia de Córdoba, y teniendo en cuenta distintos acuerdos celebrados entre el Sr. Ministro de Educación, el Director General de Educación de Jóvenes y Adultos y la coordinación de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina Filial Córdoba, la Subsecretaría de Promoción de Igualdad y Calidad Educativa (en adelante SPIyCE) comienza a intervenir en torno a la terminalidad educativa de personas trans, a través del Programa “Claudia Pía Baudracco” (creado a tal fin), informaron los integrantes. 

*Las imágenes fueron enviadas por integrantes del Programa “Claudia Pía Baudracco”. 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *