Mujeres organizadas y empoderadas

Las Juanas en la Colectiva  son un grupo de mujeres que conforman una  organización feminista local que trata temas de género y distintas problemáticas y luchas referidas a los derechos de las mujeres. Forman parte de la Corriente Política y Social La Colectiva, su espacio orgánico a nivel nacional. Su lucha persigue el empoderamiento, los derechos y la libertad de las mujeres, entendiendo esto como fundamental en un sistema patriarcal que afecta y oprime a las mujeres en todos los ámbitos de su vida.

Nos encontramos con Cecilia Villafañe y Adriana Durbano, integrantes de ésta organización, quienes nos comentaron que comenzaron a reunirse  en el año 2009 siendo en ese momento hombres y mujeres. Se sumaron al Colectivo de Mujeres Juana Azurduy, un espacio que tenía vínculos con el Ministerio de Desarrollo Social a través del Programa de Fortalecimiento y Participación de las Mujeres conformado por diversas organizaciones y coordinado por Cecilia Merchán.

Por otra parte, formaron parte de espacios como el de las “Madres”, que ha editado distintos libros. Participaron de la presentación del libro “Se trata de nosotras”, editado en 2009 y que fue presentado posteriormente en nuestra ciudad. “Esto fue el inicio de nuestras actividades en pos de empezar una organización local que pueda tratar los temas que tienen que ver con el género y lo que nos pasa a las mujeres” comentó Cecilia. Además, en  plan de activar acciones en relación con lo cultural, presentaron otros libros como “La patria es mujer” y  “X” –que tuvo su aparición un poco antes de comenzar a utilizar la “x” como genérico en lo discursivo-. Por otra parte, participaron en la redacción del albúm de figuritas “Libertarias”.

Entre mates relataron que con el tiempo lograron más injerencia en distintos espacios, y empezaron a sentir que tenían que salir a la calle a hacer distintas actividades y visibilizar estas luchas. De esta forma se fueron sumaron con consignas feministas en distintas fechas reconocidas a nivel internacional, como por ejemplo el Día de la mujer, el Día de la salud, de la No violencia, entre otras.

De a poco fueron entendiendo y entendiéndose, y comprendiendo que el feminismo y las violencias tienen que ver con algo que las atraviesa a todas. Cecilia destacó que empezaron a entender los procesos propios, para poder así entender los procesos sociales en los que éstos se desarrollan/están inmersos.

En las diferentes etapas de la organización se vieron interpeladas por sus propias realidades y en este sentido, comentan que en el año 2015 reactivaron sus fuerzas. Así, comenzaron a salir a las calles, a dar talleres en distintos espacios, motivadas por la idea de poner en palabras situaciones que están naturalizadas y que creen necesario “pensarlas desde otro lugar”.

Entendiendo que la cuestión de género atraviesa todos los espacios y es transversal a distintas luchas, se sumaron a distintos espacios como La Marcha de la Gorra, entre otras. Así, comenzaron a compartir  consignas de otras organizaciones de la ciudad, siempre aportando su perspectiva feminista.

Las Juanas en la colectiva, una casita empoderada

En julio de este año lograron inaugurar su propio espacio, llamado Casa Cultural Libertaria Juana Azurduy, nos cuentan que este proyecto implicó un proceso, desde pensar y debatir para qué generar este lugar, el tiempo que contaban para llevarlo a cabo, y sobretodo la posibilidad de caminar el territorio para generar actividades genuinas que respondan al contexto en el que se producen las vivencias.

En este sentido, este año las encuentra un espacio más amplio, donde “le ponen el cuerpo” a diversas actividades y talleres, orientados desde la educación popular. Por ejemplo, taller de danzas tradicionales, de folklore y yoga. Es importante destacar que tanto este lugar como todas las acciones encaradas desde Las Juanas son organizadas a través de la autogestión, abrazando sus convicciones. Adriana comentó: “Hemos hecho distintas acciones de visibilización,  no solo las marchas, sino que hemos trabajado en talleres en escuelas con los docentes, con los papás, con la niñez, en nuestra propia Casita”.

Hacen hincapié en que el trabajo lejos de ser sólo “externo”, se desarrolla en lo cotidiano, entre ellas y sus debates como organización, entre compañeras aprenden, se acompañan;  construyen conocimientos sobre género, aborto, sobre diferentes temáticas relacionadas a la mujer. Actualmente y desde hace bastante tiempo, las integrantes de Las Juanas son todas mujeres, de distintas edades, reconocen esto como una fortaleza en el sentido del aprendizaje compartido desde diversos puntos de vista y maneras de pensar.

Proponen entender al feminismo a partir de la idea de construir un modo de relación diferente, un proceso de construcción donde los hombres aporten para poder modificar sus vínculos, sus formas de relacionarse, su poder y todo lo que ponen en cuestión. Poner en tensión y desnaturalizar al sistema patriarcal que a lo largo de la historia ha generado opresión y violencia.

Encuentro Nacional de Mujeres

Reflexionaron acerca de las experiencias y sensaciones que generó, de la hermandad y la unión de luchas que se encauzaron en el espacio. Reconocen que vuelven distintas, movilizadas, emocionadas, por haber compartido tantas vivencias, cargadas de solidaridad y amor. Vuelven con la seguridad de saberse protagonistas del presente.  Además, destacaron que desde Villa María fueron muchas las mujeres que pudieron asistir al Encuentro, cuando hace tiempo atrás quizás no ocurría lo mismo.  

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *