Caminando por Los Olmos desde su comienzo

Nélida y Don Romero, fueron una de las primeras familias que pisaron las tierras de barrio Los Olmos. “Sentimos muy nuestro a éste barrio, no nos iríamos por nada de acá. Acá se criaron nuestras hijas, nietos, bisnietos y tataranietos”. Nos contaron que llegaron al lugar en el año 1967, es decir, hace 50 años que transitan por las calles de Los Olmos.

Tuvieron la posibilidad de vivir muchas transformaciones en el barrio, se acuerdan de la aventura que era “viajar hasta el centro”. Contaron: “Para ir al centro teníamos que cruzar toda la ciudad, tomar el trencito en Las Playas, antes todo era campo sembrado”. Comentaron que, en el momento de comprar alimentos o insumos para la casa, se dirigían al barrio Las Playas o a un negocio que se encontraba en la ruta 9.

Además, compararon con la actualidad y recordaron: “Ahora todo está más cerca, pero en aquellos tiempos acá no había nada, ni calles, ni luz. Nosotros debimos poner una bomba para sacar agua y poder contar con ese servicio”. Explicaron que era bastante difícil conseguir agua que esté en condiciones óptimas para su consumo. “Todo lo hicimos a pulmón, algunos familiares y amigos se acercaban para ayudarnos a construir nuestra casa”, resaltaron.

Destacaron que una de las cosas que más les gusta de vivir en Los Olmos, es el vínculo que se genera entre los vecinos. Nélida afirma que se siente muy cuidada en éste lugar. “Nosotros nunca tuvimos problemas, nuestros vecinos son como nuestra familia; por eso no sabríamos como vivir en otro lado, quizás nos costaría relacionarnos con otra gente”, remarcaron y agregaron que pasan poco tiempo solos, que “siempre hay alguien que llega a visitar”.

La mujer nos contó que tuvo la oportunidad de cursar sus estudios durante los años 2000 y 2003. No había ido a la escuela anteriormente, y resalta que fue una experiencia enriquecedora en su vida. “Fue algo que me marcó mucho, aprendí muchas cosas que ignoraba y conocí a muchas personas”, valoró. “Fue muy lindo compartir el tiempo con mis compañeros, gente grande y gente joven, lo que viví fue para mi inolvidable”, agregó. Nélida explica que esta experiencia, además, le sirvió mucho porque le encanta leer libros de historia.

En el año 2007 obtuvieron su jubilación. Nélida nos cuenta que ella trabajaba en la limpieza y Don Romero en el Matadero de Villa Nueva, lugar al que se dirigía en bicicleta. Porque sí, también vieron circular las primeras líneas de colectivos con el paso del tiempo.

En el año 1955 se casaron. Estos compañeros tuvieron cinco hijas. “Hace ya más de 60 años que estamos juntos, pasamos muchas, malas y buenas”, recuerdan entre risas. Ella tenía 14 años cuando se conocieron, el 17. Hoy se miran y sin hablar, entienden lo que el otro quiere decir.  Hoy, son tres en la casa, nos cuenta que tienen un perrito que lo consideran su más fiel compañero.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *