Una murga circense en el barrio

En barrio Los Olmos comenzó un nuevo taller de Murga para todas las edades, este espacio apunta a la contención y sobretodo a la idea de compartir experiencias desde el arte y la cultura.

Se pretende generar un nuevo espacio físico espacio físico donde los chicos puedan compartir y pasar el tiempo. “La idea es trabajar esto desde una murga circense que incluya a toda la familia”, nos comentó Mauro Almiron director del Municerca n° 6 del barrio Los Olmos, lugar desde donde se impulsó la idea.

Además el tallerista Federico  López agregó: “la murga es una disciplina que no está asociada a la niñez necesariamente, sino que trasciende las generaciones y desde ahí se nos ocurrió que esto ayuda a trabajar el protagonismo barrial, es permeable y se pueden incluir otras actividades como circo, acrobacias, rap, hip hop”. De esta forma, el espacio se plantea como una propuesta interdisciplinaria desde distintas expresiones artísticas.

El taller consiste en trabajar con instrumentos y con el cuerpo, pensando en que todo el grupo se integre y pueda  participar de las diferentes áreas y que no que se limiten las actividades. “Todavía es muy nuevo no podemos determinar todo, lo que queremos que todos bailen y toquen, pero hay que ver las respuestas del grupo, es sumamente abierto” agregó la tallerista Dayana Videla. En este sentido explicó que la propuesta está sujeta a las diferentes cuestiones que surgen desde el barrio.

Nos comentan que esta idea se piensa con una trascendencia, es decir, que los pibes puedan generar un sentido de pertenencia y que se apropien del espacio, que lo exploten al máximo y sean ellos los que lo lleven adelante. Hoy cuenta con 25 chicos de distintas edades.

Pensando en el futuro

Desde la propuesta se está considerando sumar instrumentos de viento, proponer algunas melodías y darle forma a todo en su conjunto.  La idea es mostrarlo, los talleristas nos explican que pretenden presentarlo en espacios que se generen dentro del barrio, y si se puede hacerlo al exterior mejor aún. “A nosotros hoy nos toca estar acá pero esto es del barrio, como paso en otros proyectos que surgieron antes como Los Dragones, me toco iniciar y en un tiempo me toco irme  y el proyecto perduro en el tiempo,  esta  es la idea,  y que los pibes lo mantengan”, afirmó Federico.

En este sentido, se piensa construir de forma colectiva, por este motivo los talleristas explican que pretenden una difusión masiva y mientras tanto ir preparándose para esto, siempre entendiéndose en términos colectivos. “Necesitamos personas que se quieran sumar a acompañar a los pibes en este proceso”, indicaron.

Esta “difusión” que realizan desde el taller, además no pasa desapercibida. Los pibes, en compañía de los talleristas y de todo aquel que se quiera sumar a este gran ruido, se dirigen tocando los instrumentos hasta la plaza, pasando por diferentes lugares para que la gente se sume.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *